Buenos Aires no tiene problemas de agua por la bajante del Paraná, pero sí algunas provincias

El funcionario Sergio Federovisky aseguró que el suministro de agua estará garantizado. Explica que la emergencia hídrica busca atender cuatro dificultades: el faltante de agua potable, el de generación hidroeléctrica, la reducción de la navegabilidad y los potenciales incendios forestales. De marzo a agosto se perderían exportaciones agrícolas por US$ 315 millones, pero el caudal bajo continuaría hasta octubre y afecta también a pequeños emprendedores como los pescadores artesanales.