Los cómplices de Trump

 

El 20 de febrero de 1933 tuvo lugar una reunión secreta en la residencia palaciega de Hermann Göring en Berlín. Más de 20 de los principales industriales de Alemania, entre ellos Gustav Krupp, Friedrich Flick y Fritz von Opel, escucharon allí un discurso de Adolf Hitler en el que les prometía que sus bienes estarían seguros durante su gobierno. De este modo, los industriales aceptaron apoyar al partido nazi con más de dos millones de marcos imperiales, una suma enorme que prácticamente alcanzaba para pagar la inminente campaña electoral.