Reservorios Convencionales y No Convencionales de petróleo y gas: particularidades y diferencias.

Diego D. Lasalle


Este artículo se propone analizar las diferencias entre reservorios Convencionales (RC) y No Convencionales (NC) y algunas características de estos últimos.

Dado que la urgencia es el autoabastecimiento energético y que mucho se ha escrito sobre la Formación Vaca Muerta (NC), aquí intentaremos subrayar las características técnicas de los reservorios No Convencionales que alojan petróleo y gas. Luego, a partir de estas, mostrar lo complejo del tema.

Así, se profundizará en los dos tipos de reservorios NC, a saber: el shale (lutitas, arcillas, esquistos) y el tight (arenas compactas), los cuales están siendo desarrollados en nuestro país desde hace relativamente muy pocos años. Los reservorios Naturalmente Fracturados son otra categoría y no hablaremos de ellos en esta oportunidad.

Se comenzará por la definición de este tipo de reservorio y las limitaciones de la información existente para evaluarlos. Luego, se establecerá el conjunto de datos necesarios para su cuantificación (técnicas que permiten calcular parámetros a partir de ensayos de laboratorio) y para la determinación de la calidad del reservorio y de allí las reservas, tanto en lo que hace a testigos corona (son escasas y de baja recuperación), como a perfiles eléctricos (bajo tratamiento de cálculo especial) y las técnicas necesarias para su explotación (perforación horizontal, fracturas, etc.).

El gran desarrollo que han tenido los recursos No Convencionales en los países pioneros en su uso y en Argentina, ha provocado un creciente interés de las empresas petroleras en conocer las posibilidades de sus campos. Estos recursos plantean una serie de paradigmas que no existen en los desarrollos convencionales, como ser: (i) la heterogeneidad mineralógica, (ii) los diferentes mecanismos de acumulación del hidrocarburo y (iii) los factores que controlan la producción.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR ARTICULO COMPLETO