Las transformaciones del empresariado del campo argentino

Charla de Carla Gras y Valeria Hernández, autoras del libro "Radiografía del nuevo campo argentino".

En el Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE), Carla Gras, socióloga y doctora en Filosofía y Letras, y Valeria Hernández, doctora en Etnología y Antropología Social por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (París), ofrecieron una charla para presentar su libro Radiografía del nuevo campo argentino, del terrateniente al empresario transnacional (Siglo Veintiuno Editores).

La actividad contó con la moderación de Susana Soverna, integrante de la Cátedra Libre de Estudios Agrarios “Ing. Agr. Horacio Giberti” -espacio coorganizador de la charla- y abordó diversas transformaciones ocurridas en los últimos 50 años en el agro argentino, con especial interés en el accionar de dos instituciones centrales del empresariado del sector: AACREA (Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola) y AAPRESID (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa).

“Intentamos hacer un análisis socio-antropológico de la cúpula empresarial de la burguesía rural. Un análisis que pudiera dar cuenta no sólo del campo actual sino del resultado de un proceso que miramos a partir de los años 50 con AACREA. Es ahí donde se empieza a hablar de revolución tecnológica”, explicó Valeria Hernández sobre el enfoque del libro. “La tecnología tiene un rol para desarrollar y modernizar los sistemas productivos y también un rol ideológico”, sostuvo Hernández, en ese mismo orden, para dar cuenta del factor determinante del paso del terrateniente al empresario transnacional agropecuario y al modelo de agronegocios que se expande en la Argentina.

Carla Gras, por su parte, mencionó la articulación de diversos elementos que promovieron la dinámica de los agronegocios. Las biotecnologías, la dimensión financiera, el aspecto organizativo de la producción y lo identitario se establecieron como impulsores de un modelo “hegemónico” en el país. “AACREA es un actor que jugó, desde su emergencia en los 50, de una manera potente para construir el campo de la ciencia y la técnica en el sector. Hay una apuesta de una organización a construir lo técnico como una esfera de poder”, destacó Gras sobre la entidad empresaria y los inicios de la conversión del ámbito agropecuario. “Se busca imponer un tipo de paradigma tecnológico, que excluye a otros, que implica una manera de ser productor, de pensar la actividad agropecuaria. Con AAPRESID esto se hiperboliza, se ensancha en su máxima expresión y el perfil del productor se piensa como empresario global dentro de una multiplicidad de negocios”.

Junto a dirigentes del IADE, investigadores, miembros de la cátedra Giberti, entre otros asistentes, Gras remarcó algunas características del empresario y el negocio agrícola actual. “Hay asociaciones con los sectores financieros como fondos de inversión. Hay un rasgo translatino con la expansión a países como Brasil, Bolivia, Uruguay o Paraguay. Es una franja orientada globalmente que diversifica además riesgos jurídicos y políticos”, dijo la expositora.

En el último tramo de las disertaciones, que luego dieron lugar a una ronda de consultas de los participantes, Valeria Hernández indicó que “con el giro, que en la década del 80 el capitalismo internacional toma con la globalización y la transnacionalización de la economía argentina, el sector agrícola se reconfigura y adquiere más protagonismo AAPRESID. Esta entidad es la primera que acepta y enarbola los transgénicos como una opción de desarrollo y de beneficios económicos para el sector”. Y finalmente manifestó: “Además es la asociación que va construyendo las condiciones simbólicas para elaborar la identidad del empresario con asiento en el agro. Como si el agro fuera un lugar más donde se hacen negocios”.