Cristina, Dilma y Christine

Parece una imagen vieja. Una foto ajada que se escapó del álbum de recuerdos históricos de la región. Revive como en un mal sueño de angustias pasadas. Pero no es una pesadilla ni un desagradable déjà vu, sino algo totalmente real y de estricta actualidad: volvió el Fondo Monetario Internacional, volvió a favor de un ajuste, y de un ajuste que ya está en marcha. No sucede en este país, pero sucede muy cerca y, sin lugar a dudas, va tener consecuencias sobre la Argentina.

Superclásico Nación vs. FMI

El miércoles 29 de abril, en la previa del primero de los partidos, el Fondo Monetario Internacional se encargó de hacernos recordar que pasan otras cosas bajo ese manto de banderas, bengalas y papelitos. Su “Perspectivas Económicas del Hemisferio Occidental” se encargó de agitar a otras hinchadas, de recordar que los partidos se juegan en el mundo y en territorio local. Que las consignas callejeras sintetizan las disyuntivas del país ante dos caminos que van tomando distintos nombres para los mismos sujetos: Pueblo o Antipueblo, Patria o Colonia, Liberación o Dependencia, Patria o Buitres, Nación o Fondo Monetario…

Desde su inalterable perspectiva monetaria, que lo lleva a conclusiones desastrosas y sepulta a decenas de países, el documento del FMI propuso que la Argentina aplique políticas más restrictivas, un programa de reducción fiscal y una devaluación de la moneda, para retomar la senda del crecimiento económico.

El Plan Bomba

Cuando el debate de la orientación de la política económica del próximo gobierno comienza a tomar cada vez más relevancia, la opinión del Fondo Monetario Internacional sobre lo que se tiene que hacer es un oportuno recordatorio. Es una guía para estar atentos de economistas de candidatos a presidente que replican esos mismos consejos. Esta observación no es sólo una cuestión ideológica sobre un organismo multilateral cuyo objetivo principal es el de ser auditor de los acreedores.

Tsipras recibe gestos, pero no compromisos

La simpatía puede ser peligrosa. Alexis Tsipras, el nuevo primer ministro griego, saboreó en París los contratiempos y los límites de la “simpatía” y de la “comprensión” de sus socios europeos cuando se trata de abordar el tema de la gigantesca deuda griega. La babosa retórica de los dirigentes de la Unión Europea (UE) se repitió en cada una de las capitales que Tsipras visitó esta semana. El periplo que concluyó ayer en París resume por sí solo la inocultable realidad a la que los griegos deberán enfrentarse y la vara inflexible de los jefes de Estado y de gobierno de la UE, sean de derecha o socialdemócratas (hoy esto es más o menos lo mismo).

FMI: como no aprender nada en la escuela

La reunión anual del Fondo Monetario Internacional la semana pasada en Washington es reveladora, en el peor de los sentidos, de la incapacidad de sus funcionarios para educarse a partir de las lecciones de la historia. En pocas palabras, el FMI no ha podido aprender nada útil sobre los orígenes y naturaleza de la crisis de 2008. Los aires de importancia y serenidad que adopta la directora gerente del FMI, la señora Lagarde, no engañan a nadie.

El FMI dice estar "muy preocupado" por el caso de los fondos buitre, aunque aún ignora su impacto en el mercado global

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció hoy que se mantiene "muy preocupado" por las decisiones de la justicia norteamericana sobre el litigio con los llamados fondos buitre, pero incorporó un matiz al señalar que "todavía no está claro" cuál es el real impacto del caso en los procesos de reestructuración de deuda.

Un rival para el dólar

Martín Redrado fue el presidente del Banco Central que en 2009 firmó con su par de China un acuerdo por el cual la institución argentina tenía el derecho a obtener yuanes a cambio de pesos por el equivalente a 10.000 millones de dólares. A lo largo de los tres años de vigencia del contrato la posibilidad nunca fue utilizada.

Entrevista a Carlos Heller

Federica País: Estamos en línea con Carlos Heller, el señor Carlos Heller, columnista estrella de nuestro programa. Diputado Nacional por Nuevo Encuentro, presidente de la Comisión de Finanzas de la Cámara Baja, presidente del Banco Credicoop y nuestro columnista estrella. ¿Cómo va Carlos?

Carlos Heller: ¿Qué tal? ¿Cómo les va? Buen día.

FP: Buen día. Cuánta cosa para charlar ¿eh?

CH: Uf, no te alcanza el programa.

FP: Por favor. Pero, además te juro cuando vi lo del escandalete de lo de la AFA, de las entradas y demás cuestiones, te juro que pensé en vos, dije qué pensará con respecto a esto, que opinión tendrá con respecto a esto.

CH: A ver, yo con todas las cosas que son escandaletes tengo siempre una precaución de ver cuánto hay de cierto, y cuanto hay de escandalete, habida cuenta también que al presidente de la AFA, el multimedio lo quiere mater desde hace rato porque no te olvides que a partir de una decisión de él, salimos del fútbol para pocos y fuimos el Fútbol para Todos. Y Grondona pasó de ser el tipo que Clarín le hacía una doble página, y donde él fijaba la línea y demás a un peligroso capo de mafia. Entonces, la verdad me cuesta creer que Grondona esté metido en una cosa de reventa de entradas, me niego a creer que sea posible. Porque, en definitiva Grondona está en cosas muy grandes. Puede ser que en estas cosas muy grandes se mueva muchísimo dinero. Los contratos de televisión. Vos pensá que es el presidente de la Comisión de Finanzas de la FIFA , digo entre otros cargos que tiene. Y no estoy haciendo un juicio de valor ni a favor ni en contra, estoy tratando de objetivizar. Entonces, me suena mucho a campaña, me suena mucho a campaña. Es probable, que las entradas de protocolo pueden tener el nombre de Grondona. Las entradas de protocolo se distribuyen. Yo no creo que se vendan. Ahora, puede haber algún pillo que agarró algunas que le dieron y laa fue a vender, qué se yo, puede ser.

FP: No, a ver, que hay reventa, hay reventa, sin lugar a dudas.

CH: Pero, una cosa es la reventa de los tipos que hay comprado y que venden, y otra cosa son las entradas de protocolo, porque las entradas de protocolo son atenciones institucionales y no tienen precio digamos, entonces, es una acción fraudulenta. Entonces, la reventa es una cosa reprobable, pero es alguien que compró por ahí cuando la FIFA puso la venta y ahora en vez de ir a la cancha las vende y hace la diferencia. Es un revendedor.

FP: Hablando de todo un poco. ¿Te vas a verlo?

CH: Sí.

FP: Te vas. Por favor. ¡Qué lindo! ¡ Qué fiesta ¿eh?! Más allá que lamentablemente ha sido teñido no podemos dejar de mencionar el tremendo accidente del día de ayer, ese desplome, esta autopista que es como inentendible que haya pasado un horror así, más la desgracia de Tití que la verdad que en una fiesta deportiva estar mencionando tanta muerte es mucho dolor, mucho dolor.

CH: Bueno, son cosas que pasan. Accidentes de tránsito hay todos los días, lo que pasa que cuando está referido a alguien que uno conoce, que tiene cercanía o que es público y demás la cosa se potencia. Yo me imagino que en la Argentina y en Brasil todos los días muere gente de accidentes de auto, que no tienen la trascendencia pública que tiene este caso, porque bueno, digamos la notoriedad del personaje.

FP: A ver, vamos a trabajar un poquito, igual estamos trabajando a mí me gusta escuchar tu opinión. Cómo cuestión Fondos Buitres presentación ayer de Axel Kicillof y Timerman en la OEA, cómo lo podemos entender, cómo entendemos esta cuestión de apoyo unánime, desde dónde nos puede ayudar a la Argentina.

CH: A ver, la Argentina está a mi juicio, es lo que yo dije la semana pasada, está haciendo lo que tiene que hacer es actuar como un país soberano y llevando a cuanto foro es posible nuestra posición para pedir apoyo internacional. Y lo está haciendo con éxito notable. La semana anterior el mismo Kicillof había estado en el G77 que insisto son 133 países, llamado G77 porque es el grupo fundador. Ayer estuvieron en la OEA. Ayer se conoció el pronunciamiento de China a través de su canciller. Es decir, que hay como una ola de apoyo mundial a esta postura que creo que todos comprenden que excede el problema argentino porque como muy bien explicaba el ministro de Economía ayer en su intervención en la OEA si esto se consolida así como está planteado, los países quedan sin posibilidad futura de reestructuración de deuda, porque todas las reestructuraciones van a fracasar a partir del antecedente de la existencia de un fallo que permite que el que no quiere entrar no entra y cuestione todo el procedimiento.

FP: Sí, pero además Carlos, ahí algo que no entiendo porque a ver, si vos hacés este mecanismo que vos estás describiendo fundís un país, un país fundido no puede pagar nunca a nadie. No entiendo ese mecanismo, no entiendo.

CH: Primero, que la Argentina no es un país fundido y estos Fondos Buitres con el apoyo de un juez trabajan de eso. Por eso, ayer hay dos o tres cosas que dijo Kicillof que hay que repetirlas doscientas mil veces. No estamos hablando de gente que le prestó a la Argentina y se siente defraudada, estamos hablando de gente que compra conflictos para litigar y tratar de obtener ganancias fabulosas. Son buitres, son carroñeros, toda su actividad tiene que ver con cosas por el estilo. Ayer el canciller daba el ejemplo de alguna otra actitud desde empresas en crisis compradas con trabajadores afectados por la contaminación de esas empresas y la inescrupulosidad de estos empresarios. Es toda una conducta global contra la que hay que pelear, y por otro lado hay intereses poderosísimos por eso logran resultados a favor, o logran apoyos que le permiten obtener lo que están buscando. Argentina, se planta y dice, miren nosotros queremos arreglar con el cien por cien, pero desde el punto de vista de una solución justa, legal y equitativa. ¿Quién podría estar en contra de una solución justa, legal y equitativa? Ahora, evidentemente hay de por medio un fallo. Pero aquí también Argentina actúa creo yo con una gran finura y una gran inteligencia. Vos fijate que ayer intimó al Banco New York que cumpla con el mandato. Vos te acordás que yo comenté la semana pasada y explicaba esto que Argentina no hizo nada distinto de lo que ha hecho en cada uno de los pagos, y en el vencimiento fue y pago. Y lo hace en el marco de un contrato donde cada uno tiene obligaciones, la de Argentina es cumplir en fecha con las obligaciones que ha adquirido, y la del Banco que actúa de fiduciario, es agarrar esa plata y entregársela a los tenedores de los bonos.

FP: Clarísimo.

CH: Bien. Por eso Argentina sigue diciendo nosotros pagamos.

FP: Pará, eso nos sorprendió a todos, porque en realidad se suponía que no iban a depositar por el temor al embargo. Argentina desafía eso.

CH: Porque el juez, y ahí hay una de las claves también del discurso a la que hay que prestarle muchísima atención, el juez cuando le preguntan que hay que hacer, dice Argentina debería postergar el pago a los acreedores reestructurados hasta que arregle con los houldouts. Es decir, dice Argentina debería entrar en default voluntario. Es una trampa tremenda la que él plantea. Él en vez de decir habilito lo que Argentina pide, Argentina dice, mientras estamos negociando deme la protección y permítame seguir cumpliendo con los que tengo el acuerdo de hecho que son la inmensa mayoría y que por otro lado forman parte de este juicio, es un juicio con estos otros señores. Y Griesa contesta no, ustedes lo que tienen que hacer es postergar el pago con los acreedores reestructurados hasta tanto lleguen a un acuerdo con los otros. Es decir, muchachos entren en el default voluntario con lo cual volvemos al punto de partida porque entonces toda la deuda argentina pasa a quedar en situación de default, esa por la que hay litigio, y la otra porque voluntariamente Argentina decide postergar el pago. Argentina hace todo lo contrario, va y paga, y el Banco de Nueva York no retira los fondos, Argentina los deja ahí, dice yo ya pagué.

FP: O sea, la plata hoy está ahí.

CH: Está ahí, está en la cuenta que el Banco New York tiene en el Banco Central y es la cuenta que el contrato dice que es donde se paga a los bonistas. Entonces, Argentina ya pagó y no se mueve de esa situación y me parece muy bien. Y me imagino que es lo que ahora en un rato va a explicar Kicillof en una conferencia de prensa que están anunciando.

FP: Carlos, a todo esto, esa plata depositada es este Banco Mellon que están hablando tanto o es otro Mellon.

CH: El de New York, sí el Bonix, es el banco que tiene a su cargo el pago de los bonistas que bajo ley americana han utilizado este banco y a un par de empresas que son digamos juntadoras de tenedores de bonos, esa Euroclear que es una empresa belga y otra más que son las dos que concentran digamos la tenencia de bonos y que también están pidiendo instrucciones al juez, y el juez a todas les dice, absténgase porque además los bonistas les empiezan los reclamos a ellos.

FP: Bueno, eso te quería preguntar, ¿qué pasa con los bonistas?

CH: Claro, y bueno.

FP: Claro, que son los que están esperando poder retirar la guita y no los están dejando, es así

CH: El Banco, y esas entidades intermediarias quedan en el medio de Argentina que dice yo ya pagué en los términos del contrato que ustedes y nosotros firmamos, los bonistas que le dicen págueme en el marco del contrato que yo firmé porque sé que mi deudor ya me pagó, entrégueme la plata. Y el Banco que dice el juez no me deja. Bueno, semejante problema tendrá que tener alguna solución. En esa situación todo esta catarata de declaraciones de apoyo me parece que formará parte de las cosas que tendrán que ir ayudando a que esto encuentre un carril de solución más razonable que el que ha querido generar el juez con este fallo.

FP: A ver, puntualmente y con esto cerramos porque Dalmiro te quiere pasar a otro tema que nos interesa también tu opinión. A ver, lo que sigue es hoy ahora en un rato va a estar el ministro explicando un poco de qué se trató la presentación y como sigue y el lunes se supone que hay una reunión con el mediador ¿verdad?, con este señor Pollack.

CH: El lunes Argentina ya ha anunciado que van a viajar funcionarios, creo que está el nombre incluso de los funcionarios, que van a viajar a responder a la citación que este mediador ha hecho para seguir avanzando o intentar avanzar en la búsqueda de una solución. Argentina lo que está diciendo es nosotros no nos negamos a negociar. Pero vos fijate que siempre, siempre cuando viste no nos negamos a negociar agrega una manera justa, legal y equitativa, justa, legal y equitativa. Es decir, en función de las cosas que tenemos firmadas, en función de los compromisos que tenemos asumidos con terceros y en función de que esto no termine dándole llevándolo al país a una situación otra vez de inviabilidad que nos haga caer en default y que haga fracasar todo este enorme esfuerzo que el país ha hecho hace más de una década para salir de una herencia que parecía inlevantable y que trabajoso y efizcamente hemos logrado revertir.

Dalmiro: Diputado, sabemos que ayer hubo un debate bastante encendido, la Comisión de Juicio Político rechazó abrir un proceso contra el vicepresidente Amado Boudou. Queríamos saber su opinión sobre este tema.

CH: Yo tengo opinión desde hace tiempo sobre el tema. Es decir, para mí las condenas mediáticas son inaceptables y el linchamiento mediático son más que inaceptables aún. Acá no hay ninguna novedad, estos mismos legisladores que están pidiendo juicio político ahora, empezaron a pedir juicio político el día que el juez dijo que estaba analizando o que el fiscal pidió que sea citado a indagatoria Boudou. A mí me parece que hay que separar el trabajo de la Justicia y hay que darle todos los espacios y garantía para que se haga lo que se tiene que hacer y que si Boudou es en definitiva culpable de algo me parece que tendrá que asumir las responsabilidades como cualquier ciudadano. Es decir, yo no creo que porque sea vicepresidente tenga que tener coronita. Pero, me parece que sancionarlo a priori por algo que no está probado ni mucho menos porque ni siquiera está en firme el procesamiento, es un procesamiento apelado, ni siquiera tiene todavía la firmeza del caso, marca una clara intencionalidad política. Y si se compara la actitud respecto de Boudou con la actitud respecto de Macri o la actitud respecto del diputado Sturzenegger. El diputado Sturzenegger estuvo procesado durante 10 años por el tema del megacanje. Fue desprocesado hace muy poquito. Sin embargo, incluso el fiscal, el fiscal Moldes apeló ese desprocesamiento porque en realidad no fue un procesamiento porque se probó que no tenía nada que ver, sino por prescripción de la causa. Y el fiscal lo ha apelado. Así que yo podría decir que la situación de Sturzenegger es similar a la de Boudou. Boudou tiene un auto de procesamiento y está apelado. Y Sturzenegger tiene un sobreseimiento y está apelado. El diputado Aguad, estuvo procesado no hace mucho. Y hay más para nombrar solo algunos, y en ningún caso hemos visto que se pida destituciones, juicios políticos, etc., etc. Es más en el caso de Macri que es el más flagrante es casi ridículo porque cuando uno le pregunta a alguien del PRO o el propio Macri, dicen no pero este es un juicio vergonzoso. Es decir, que ese procesamiento está mal porque ellos no lo aceptan y lo critican de vergonzoso, y entonces, esto es un procesamiento vergonzoso. Y el juez es un juez cuestionado. Así que yo no me doy por enterado y para mí eso no corre. Y además mienten porque el procesamiento de Macri que fue apelado, fue ratificado por la Cámara, está recontra firme, muchísimo más firme que el auto de procesamiento de Boudou que en este momento es un auto que está en proceso de apelación y de revisión.

FP: Clarísimo Carlos. Muchísimas gracias Gracias. Buen viaje.

La negociación con los buitres

La apertura de las conversaciones con los representantes de los Fondos Buitre requiere tener en claro las condiciones que determinan la posición argentina. La primera es que, desde la salida de la crisis del 2001, el Estado y los bancos se están financiando con recursos propios. El Estado está cumpliendo puntualmente los servicios de la deuda reestructurada sin pedirle nada a nadie. Acaba de ratificarlo, depositando los fondos para pagar los vencimientos del 30 de junio. A su vez, los bancos están rentables, con carteras sólidas, fondeados en pesos, sin burbujas especulativas ni descalce de monedas dependiente del crédito externo. Las reservas internacionales son genuinas fundadas en dólares, resultantes de la economía real, no de deuda externa.

Conviene recordar, sobre esto último, que la crisis mundial, iniciada con el derrumbe de las hipotecas norteamericanas y la caída de Lehman Bros., tuvo su origen en la insolvencia de los bancos “muy grandes para quebrar”. Nuestra propia crisis y el derrumbe de la convertibilidad fueron consecuencia de la dolarización y el fondeo externo del sistema bancario. Nada de esto sucede hoy en la Argentina.

Podríamos estar más fuertes, si la restricción externa se hubiera manejado mejor en los últimos años. De todos modos, la fortaleza que conservamos es suficiente para negociar sin miedo ni urgencias. Haya o no acuerdo, el país está parado en sus propios recursos, sin depender de las calificadoras de riesgo ni del salvataje internacional.

Si no hay acuerdo, se sumarán nuevos embargos a los 900, incluida la fragata, ya entablados, sin que se interrumpieran las relaciones normales de la economía argentina con el resto del mundo. Si, como está sucediendo, Argentina pone a disposición de los acreedores los servicios de la deuda reestructurada, los problemas son responsabilidad de quien interfiere en la interrupción de la cadena de pagos.

Si hay arreglo, en términos compatibles con la fortaleza y el interés argentinos, mejor. Se habrá resuelto otra de las herencias del neoliberalismo, como se acaban de resolver, los diferendos con Repsol, el Ciadi y el Club de París. Pero, en este caso, debe descartarse la fantasía de que van a llover los dólares y las inversiones, que sólo son realizables en una economía sólida y soberana.

Conviene no darle a esta cuestión más importancia de la que merece. Los problemas reales de la economía argentina siguen siendo exactamente los mismos el día antes, que el día después del fallo del juez Griesa. No se arreglan ni empeoran por el resultado de estas negociaciones, Por esto mismo es conveniente, como lo vengo sosteniendo desde el principio, que la negociación debe ser entablada al nivel jerárquico que corresponda. Alcanza con la Subsecretaría de Finanzas y el equipo jurídico necesario, sin involucrar a las máximas autoridades del Gobierno, que tienen otras cosas más importantes de que ocuparse. A este nivel superior, ya se ha dicho lo necesario. Es preciso que nos respetemos a noso-tros mismos, preservando el orden jerárquico.

¿Cuáles deberían ser los límites de la oferta argentina? Los mismos que los de los canjes del 2005 y 2010, que recibieron el apoyo de más del 90 por ciento de los tenedores de la deuda en default. No sólo por la cláusula RUFO sino, principalmente, por una cuestión de principios que nos compromete y ayudaría a implantar las reformas necesarias en el orden financiero internacional. Convendría una ley de nuestro Congreso, que fije una fecha límite para adherir al último canje posible. Después de esa fecha, Argentina debería desconocer los papeles no canjeados. Conviene señalar a la contraparte que corre el riesgo de no cobrar nunca.

Por último, recordemos que operamos dentro de un orden mundial, dentro del cual la inmunidad soberana de los Estados pone límites a la extrapolación de la jurisdicción de tribunales nacionales sobre terceros países. En este escenario mundial, la razonabilidad de la posición argentina ha recogido un consenso prácticamente unánime. Podemos estar tranquilos, no somos el “patio trasero” de nadie.