Por qué arrasó

En 34 años de democracia hubo tres ciclos políticos: el alfonsinismo, el menemismo y el kirchnerismo. Todos lograron prolongar su poder encabezando la dirección política de fuerzas heterogéneas con una oposición fragmentada. Desde anoche puede hablarse de un cuarto ciclo: el macrismo. Sin los resultados económicos prometidos y atravesando una etapa de conflictividad social, Cambiemos se consolidó en buena parte de la Argentina. Mientras quienes no acuerdan con el gobierno no encuentran ninguna síntesis y respaldan estrategias distintas y diferentes formas de construcción política.

Conversación con Carlos Heller

 

Roberto Caballero: Lo tenemos en línea ya a Carlos Heller y nada, vamos a hacer el balance con él sobre lo ocurrido, es interesante saber qué piensa, que aparte tiene una cabeza política, pero también una gran sensibilidad. Ayer a la noche intercambiamos algún mensajito y él plantea algo muy interesante, bueno, estas cosas que suceden ponen a prueba las convicciones, no habla de nuestras convicciones, sino que habla particularmente de lo difícil que está en frente para encarar y resolver. Pero bueno, Carlos, muy buen día, ¿cómo va eso?

Vapuleados pero no vencidos

 

El acento puesto en el show mediático de la noche del domingo, en la manipulación del suministro de información y en la suspensión del escrutinio provisorio cuando ya los datos mostraban que la lista encabezada en Provincia de Buenos Aires por Cristina Fernández de Kirchner superaba a la del oficialismo, no debe ocultar que de todos modos la jornada electoral fue positiva para el macrismo.

Carta Abierta Nº 24

Con los métodos y particularidades del siglo XXI las oligarquías financieras, el poder económico concentrado –que hoy incluye a los monopolizados medios de comunicación– y la superpotencia hegemónica del continente han construido una trama, para desterrar no sólo las experiencias de soberanía efectiva, sino también para destruir naciones, disolver movimientos, dividir a los pueblos, degradar la política, y naturalizar un sistema de explotación y exclusión.

Todos con el culo en la pared

Perdón por el exabrupto popular. Machista y políticamente incorrecto. Lo admito. Por eso, recalculo (disculpas, otra vez): partamos, antes que nada, con la satisfacción de que estemos celebrando una nueva elección en plena democracia. Bien por nosotros. Nada ni nadie nos va a bajar de la convicción de que por acá, por estos imperfectos pero perfectibles medios y estos saludables fines, pasa nuestra posibilidad de construir una sociedad en unión y libertad. El que gana gobierna y el que pierde se la banca.

El valor del miedo y el coraje

Se habla en los medios de comunicación hegemónicos, de una supuesta campaña del miedo armada para atemorizar sobre los riesgos de un posible triunfo de Mauricio Macri en el ballotage del próximo 22 de noviembre. Son los mismos medios que nos convocaron a no temer e incluso valorar el golpe de 1976 y las políticas neoliberales de endeudamiento, privatizaciones y destrucción del aparato productivo en los noventa. Su complicidad «tranquilizadora» allanó el camino de quienes arrasaron los derechos humanos, sociales y políticos de los argentinos.

El TLC mexicano que Macri quiere para la Argentina

¿Crónica de una devastación anunciada? Mauricio Macri prometió abrir las importaciones. Y sin dudas que así lo hará. Pero el menemismo del siglo XXI se propone muchísimo más: la implementación de un tratado de libre comercio (TLC) entre EE.UU. y la Argentina. Súmese a esto el acuerdo entre el ex alcalde porteño y Paul Singer (fondos buitre) por Vaca Muerta y todo listo para la devastación del país.

Para tomar verdadera conciencia del significado de "abrir las importaciones" un sucinto repaso al TLC suscripto entre México y EE.UU.

Comunicado de los CURASOPP ante la segunda vuelta electoral

En los próximos días los argentinos volveremos a participar de las elecciones nacionales.

Celebramos una vez más el ejercicio del acto democrático sostenido durante 32 años, años que no nos fueron fáciles. Aquí se juega la convivencia de los argentinos que alguna vez perdimos viendo cómo se llevaron a muchos hermanos y hermanas injustamente.

Por primera vez en nuestra historia tendremos segunda vuelta electoral para elegir presidente de la República. En ella se elegirán dos modelos de país claramente contrapuestos. Por eso expresamos:

*- No entendemos a aquellos, especialmente del sector progresista, que afirman que los dos candidatos "son lo mismo”. No podemos coincidir con ellos. Son unos los que votaron las leyes que promovieron la industria nacional, los DDHH y centenares de leyes de inclusión social; y son otros los que las rechazaron. Ciertamente no son lo mismo.

*- No entendemos a quienes afirman “nadie me dio nada, yo me lo gané trabajando”. Eso puede ser cierto, pero parcial, porque en esta elección se confrontan un modelo generador de empleo con un modelo que sistemáticamente ha destruido el empleo genuino. Es imposible ganar nada trabajando cuando el modelo socioeconómico destruye el empleo y la dignidad.

*- No entendemos que en una instancia tan decisiva algún candidato omita expresar públicamente las políticas concretas que marcarán el rumbo de su gobierno y las camufle o distorsione con generalidades. Tenemos derecho a conocer, con la mayor claridad, las propuestas políticas y económicas que sustentan ambos proyectos para elegir con la adultez que la hora reclama.

*- También queremos expresar nuestra preocupación por quienes, aletargados por el desinterés de la elección, se plantean simplemente “me gusta” o “no me gusta” sin analizar políticas y proyectos.

La decisión se debate entre los que se reconocen parte de una Patria grande latinoamericana y los que eligen dar la espalda a sus hermanos para mirar embelesados el Norte; los que entienden que la economía esté al servicio de la política en un País inclusivo y los que aceptan sumisos la teoría del derrame que hace de la economía, elucubrada en los centros de poder económico, la que imponga las reglas, sometiendo y bastardeando a la política, expresión de nuestra democracia.

Como Curas en Opción por los Pobres no podemos sino estar en favor de la vida. Sabemos que no hay modelos perfectos ni ideales. La realidad siempre es compleja, llena de luces y sombras, virtudes y pecados. Pero apostamos a la construcción de un país con "Justicia Social, Tierra, Techo y Trabajo para todos". Y decimos con toda nuestra convicción que el sistema económico del capitalismo deshumaniza y ¡mata! Así de sencillo lo grita al mundo el Papa Francisco.

Alentamos a los ciudadanos de nuestro país para que puedan distinguir al elegir. Con la memoria siempre despierta, puesto nuestro anhelo en el proyecto que mejor genere las condiciones de igualdad de oportunidades y de dignificación, en especial para quienes por su situación necesitan ser mejor cuidados.

Rofman y Ferrer coincidieron en que los temas económicos se resuelven a través de la producción, el trabajo y la competitividad

El economista Aldo Ferrer y el investigador Alejandro Rofman señalaron que en este momento electoral confrontan dos visiones de país, la que pretende volver a imponer políticas neoliberales muy rigurosas y la inspirada en una posición nacional.

En una charla debate organizada por el Instituto Argentino para el Desarrollo Económico, los economistas Aldo Ferrer y Alejandro Rofman, coincidieron en que “los temas económicos se resuelven por la vía real, a través de la producción, del trabajo, de la competitividad”.

«La visión neoliberal dice: salgamos por el lado del crédito. Arreglemos con Griesa, vayamos a Nueva York, pidamos disculpas, le decimos a los buitres que pasen por caja, vamos al FMI, le pedimos una misión y créditos, les damos las llaves del Banco Central y del ministerio de economía, y entonces, van a entrar dólares. Pero esa no es la forma, porque no resuelve el problema estructural, que es el subdesarrollo y se agrega el tema de la deuda», sostuvo Ferrer en la charla-debate Segunda vuelta. Dos modelos en pugna, organizada por el Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE) en su sede.

Rofman, por su parte, tras diagnosticar y reflexionar acerca del estado actual del proceso productivo, analizó los efectos previsibles de la aplicación de una política de ajuste, pregonada por los economistas de la oposición. Para el investigador del Conicet, el neoliberalismo en nuestro país siempre pretendió dar solución a los desajustes de la economía, «solo trabajando sobre los síntomas, intentando remediar las dificultades de tipo financiero, sin hacer nada en términos estructurales». Agrego, “que la devaluación que sugieren Prat Gay y Melconian (sumada a la eliminación de retenciones) traerá importantes aumentos de precios en alimentos de consumo popular, causando baja del salario y de las jubilaciones reales, menor consumo, caída de la producción, cierre de empresas y aumento singular del desempleo, haciendo recaer sobre los sectores de menores ingresos un ajuste despiadado y favoreciendo a los financistas que acaparan cereales y oleaginosas”.