A desembolsar

Alejandro Giuffrida
El Congreso dio otro paso hacia un cambio en el sistema financiero con la ley de reforma del mercado de capitales. El nuevo esquema persigue aumentar la capacidad de control por parte del Estado sobre las operaciones bursátiles, sumar nuevas opciones de canalización de ahorro en pesos y desbaratar el imperio de las calificadoras de riesgo.

Por la lógica del liberalismo o de su evolución a neo-liberalismo, el mercado de capitales se manejó de manera autorregulada, como si fuera un club privado. La lógica bursátil y financiera que prima en la Argentina y que todavía sobrevive en las principales economías de occidente necesitó armar toda una ingeniería legal y política para manejarse a su antojo. En noviembre pasado, el Congreso argentino dio un nuevo paso en el desarme de esa estructura, mediante la necesaria reforma del mercado de capitales, que hasta ahora parecía más una elite reservada para unos pocos que un instrumento financiero para el desarrollo de la económía.

Revista El Cruce de la facultad de ciencias sociales de la UNLZ - diciembre de 2012

Noticias relacionadas

Pablo Mareso. En general, los economistas formados en la visión neoliberal asumen que el nivel de inversión en...
El mercado volvió a darle la espalda a Mauricio Macri. Esta vez la mala noticia para el Gobierno...

Compartir en