Desaparecidos: dictan la prisión preventiva de Bussi y Menéndez

Rubén Elsinger

El juez federal Nº 1 de Tucumán, Jorge Parache, ordenó esta semana el procesamiento y la prisión preventiva de los ex represores Antonio Domingo Bussi, Luciano Benjamín Menéndez y Roberto Heriberto "El Tuerto" Albornoz, por el secuestro y desaparición, en 1976, del periodista y poeta José Eduardo Ramos y de su esposa, Alicia Dora Cerrota, quien tenía un embarazo de cuatro meses.

Todos ellos ya cumplen arresto en otras causas por violaciones a los derechos humanos: Menéndez está detenido en Córdoba, Bussi en Tucumán, y Albornoz tiene arresto domiciliario.

Los tres están imputados de los delitos de "violación de domicilio", "asociación ilícita agravada" y "desaparición forzada de personas". A cada uno se le trabó un embargo por $ 500.000.

En la madrugada del 1ø de noviembre de 1976, Ramos y su esposa fueron secuestrados de su domicilio de avenida Soldatti 266 de la capital provincial, a 10 cuadras de la Casa de Gobierno.

Aunque entonces sólo tenía 21 años, el periodista llevaba ya varios años en el oficio y trabajaba en ese momento en el Canal 10 de televisión, donde era redactor y conducía un programa. Dejó inédito un libro de poesía, titulado "Poemas cotidianos".

Al producirse el hecho; Bussi era interventor de la provincia -nombrado por la Junta Militar que había derrocado al gobierno constitucional en marzo de ese año- y comandante del Operativo Independencia de lucha antiguerrillera. Su superior inmediato era Menéndez, quien se desempeñaba como jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, con asiento en Córdoba.

"El Tuerto" Albornoz era inspector general de la Policía de Tucumán y, según numerosas denuncias, estaba a cargo del centro clandestino de detención que funcionaba en la Jefatura de Policía.

Es en ese lugar donde el periodista y su esposa estuvieron cautivos, según las constancias del expediente judicial.

En el caso de Alicia Cerrota, un ex prisionero, Angel Luis Mangini, habló ahí con ella y otro, Juan Martín, escuchó que todavía estaba con vida en junio de 1977.

Elizabeth Noli, abogada de Pedro César Ramos, padre del periodista y querellante en la causa, le dijo a Clarín: "Según diversos testimonios, Alicia estaba embarazada al ser secuestrada y, como estaba viva después de la fecha de parto, la lucha del padre es no sólo por la verdad y la justicia; también es por recuperar a su nieto o nieta, que hoy debe tener 29 años".

Fuente: Clarín