Denuncian cuentas secretas de Chirac

Redacción Clarín

Crisis en el gobierno frances por el escandalo "clearstream". Un documento filtrado a la prensa afirma que tiene unos 45 millones de euros en Japón.

Los tiempos del escándalo francés "Clearstream" se aceleran en todos los niveles. En un sólo día, el aire de fin de reino del "quinquenato chiraquiano" se convirtió en una catástrofe de revelaciones y acontecimientos para el gobierno. Todo en un martes, donde los rumores de partida del premier Dominique de Villepin fueron más fuertes que nunca, y el presidente Jacques Chirac debió negar una cuenta millonaria en un banco en Japón. A este ritmo, la crisis francesa podría terminar con elecciones anticipadas.

No sólo el ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, decidió presentarse ayer a los tribunales para declararse en la causa "Clearstream" como "víctima" de las difamaciones de una supuesta lista de políticos corruptos. A la noche pronunció un discurso casi presidencial en la ciudad de Nimes, definiendo su modelo de Francia, con entonación gaullista.

A la misma hora, en el sitio de Internet de la revista L'Express se revelaba un documento judicial del ex jefe de contraespionaje, general Philippe Rondot, uno de los protagonistas del escándalo "Clearstream", en el que declara a los jueces que existe una cuenta del presidente Chirac en el Tokyo Sowa Bank, con 300 millones de francos (unos 45 millones de euros) en una supuesta y misteriosa fundación cultural.

El escándalo "Clearstream" se refiere a una financiera de Luxemburgo, que lleva ese nombre, y por donde habrían pasado las comisiones pagadas a políticos franceses por la venta de fragatas galas a Taiwán. Un caso que fue denunciado a la Justicia anónimamente en 2004.

En una segunda etapa y cuando la enemistad con Nicolas Sarkozy se había ampliado por sus respectivas ambiciones presidenciales para el 2007, el entonces canciller y hoy primer ministro De Villepin habría ordenado -supuestamente por mandato de Chirac- investigar a Sarkozy entre los políticos que habrían recibido comisiones por las fragatas. Un procedimiento que generó otro escándalo cuando se filtró en el diario Le Monde. El hombre encargado de esa investigación era Rondot.

El semanario Le Canard Enchainé anticipó ayer la que será su edición de hoy, en la que sostiene que la cuenta de Chirac en Japón se remonta a 1992, que el presidente del banco japonés, Soichi Osada, es un amigo del presidente francés detenido en 2002 por quiebra fraudulenta.

El palacio del Eliseo denunció una "campaña de calumnias" sin fundamento y negó categóricamente que el presidente francés tenga una cuenta en Japón.

Le Canard Enchainé también cree haber identificado al denunciante anónimo e iniciador del escándalo "Clearstream" en los tribunales franceses. Sería Jean Louis Gergorin, vicepresidente del grupo aeronáutico francés, EADS, presente en la reunión en la que De Villepin supuestamente dio la orden a Rondot de investigar al Sarkozy.

Ayer, Sarkozy se presentó ante los jueces financieros parisinos para declararse como "parte civil" en el escándalo "Clearstream".

"Yo fui recibido por los jueces en tanto que soy una víctima. Les he dicho que quería saber la verdad y que les tenía toda confianza", declaró Sarkozy a la prensa. Pero se negó a precisar los alcances de su declaración.

Fuente: Clarín