Yacyretá: nueva denuncia por sobreprecios

Clarín

El ex ministro Nicolás Gallo cuestionó un proyecto del grupo Pescarmona

Fuente: Clarín

La licitación de la central Añá Cuá que lleva adelante Yacyretá cosechó un nuevo cuestionamiento a pocas horas de que se presenten las ofertas.

El ex ministro de Infraestructura de la Alianza, Nicolás Gallo, denunció que "el proyecto de iniciativa privada que le reconocieron a Pescarmona fue desarrollado y pagado por la Entidad Binacional de Yacyretá (EBY), con lo cual el actual proceso licitatorio es absolutamente ilegal". Gallo advirtió además que "la obra que se quiere adjudicar tiene un presupuesto de US$ 400 millones, que es el doble de lo que estaba previsto en el proyecto original".

Las críticas del ex ministro radical se suman a la demanda judicial planteada por los diputados del ARI, Elisa Carrió y Adrián Pérez y a la denuncia de Transparencia Paraguay, que alertó que "no existe transparencia, ni equidad y que los beneficios reales de la obra no están claros para el país y la EBY".

Los tironeos por Aná Cuá se remontan a 1999, cuando Pescarmona presentó un proyecto de "iniciativa privada". En el año 2000, la EBY -que estaba bajo la órbita de Gallo -desechó esa presentación y convocó a una licitación internacional para elegir al constructor de la central. La crisis económica de 2001 tiró abajo el proceso y obligó a la EBY a cambiar las condiciones. A mediados de 2005, las actuales autoridades de Yacyretá -que dependen del ministro Julio De Vido- aprobaron la "iniciativa privada" de Pescarmona y llamaron a nueva licitación, en la cual la empresa iniciadora corre con ventajas.

Gallo destacó que "la paternidad del proyecto de Añá Cuá es de la EBY que le pagó los trabajos al grupo consultor Cidy. Lo que presentó Pescarmona es una copia del estudio de factibilidad económica y financiera que ya tenía la EBY". Según explicó el ex funcionario de las administraciones de Raúl Alfonsín y Fernando De la Rúa, "Pescarmona nunca solicitó permiso para acceder a las instalaciones y poder realizar las mediciones y los planos de la obra que dice haber hecho en su presentación".

La central tendrá tres turbinas que aportarán una generación adicional de 300 MW. Hasta ahora, tres empresas compraron los pliegos para participar en el proceso licitatorio: Pescarmona, la rusa Energomarchexport y el grupo francés Alstom.