G20: Argentina, apretada en el tablero geopolítico

Una incómoda situación vivió ayer el gobierno argentino cuando, tras una bilateral entre Mauricio Macri y su par estadounidense Donald Trump, una vocera de este dijo que entre otros temas –obviamente la infaltable ofensiva contra Venezuela- se había hablado de la “actividad económica depredadora china”. El comunicado puso en apuros a la Casa Rosada, a horas de que allí se firmaran muchos acuerdos con el presidente Xi Jinping.

La China de Xi Jinping

Fui invitado por la Universidad de Pekín a participar del II Congreso del Pensamiento Marxista y de la fundación de la Asociación Mundial del Marxismo. Los eventos se dieron en un nuevo momento decisivo en la historia de China y hacen parte de ese momento.

Xi y la democracia

 

La decisión del Partido Comunista chino de avanzar en reformas constitucionales que incluyen, entre una decena de cambios propuestos, la eliminación de la cláusula limitante a una reelección presidencial indefinida, ha levantado una gran polvareda. En Occidente, reaccionan negativamente analistas, sinólogos y medios de comunicación, en tanto en China se argumenta que los cambios se adaptan al actual escenario global y local, al tiempo que critican a quienes no comprenden la política de Beijing o bien la observan a través del prisma de la “democracia liberal y multipartidaria”, ajena a la tradición asiática y hoy en crisis, afirman.

¿Un siglo chino?

Néstor Restivo (Especial para sitio IADE-RE) | En noviembre sesionó en Lima un nuevo encuentro de APEC, el foro de cooperación económica entre países del Área Pacífico, integrado por varios de Asia y por Estados Unidos, Canadá, México, Chile y Perú por las Américas.

Una bisagra histórica

Miguel Ángel Pichetto intervino personalmente ante Amado Boudou para que no presida la sesión del jueves pasado en la que tuvo media sanción el proyecto de ley que les otorga inmunidad a fondos que bancos centrales de otros países depositen en el Banco Central de la República Argentina. Ni la gestión del senador rionegrino que es jefe del bloque oficialista ni la aceptación resignada del vicepresidente fueron iniciativas propias, sino que obedecieron a una contundente instrucción emanada desde lo más alto del Poder Ejecutivo. El hecho de que, por una vez, Cristina haya dejado mal parado a su vice, se explica por una cuestión de Estado de máxima prioridad: las inversiones chinas.

China: Xi Jinping se hace con el timón

En los pocos meses transcurridos desde que Xi Jinping (习近平) asumió el cargo de jefe del partido, el nuevo Secretario General ha establecido un ritmo frenético, imponiendo los ejes de un discurso populista y nacionalistas, al mismo tiempo que ataca la corrupción. El ritmo de su actividad y su rápida adopción de nuevos temas contrastan con los primeros meses de liderazgo de Hu Jintao y sugieren que Xi es, al menos por el momento, algo más que el "primero entre iguales" (la forma habitual de caracterizar al principal dirigente en China). El aparente dominio de Xi la escena política en China y el discurso nacionalista que ha adoptado sugieren una cierta prisa por distanciarse rápidamente de su predecesor y priorizar temas que pueden ayudar a fortalecer la legitimidad del Partido, muy erosionada por el asunto Bo Xilai (薄熙来) y otros escándalos.

Las nuevas ropas del emperador

En el XVIII Congreso del Partido Comunista chino de noviembre pasado se eligieron los líderes que comandarán el país hasta –se espera– el año 2022. Pero por las calles de Beijing, a la gente parecía importarle más el IPad mini que su Primer Ministro. El fervor no estaba en la política sino en el consumo, de la revolución proletaria al anhelo propietario.

El papel central de un país clave

-¿Qué balance cabría hacer del mandato de Hu Jintao?
-Cualitativamente, ofrece un panorama mucho más equilibrado de la reforma china. Ha incorporado a la agenda algunas variables antes prácticamente ausentes. Hablamos de lo social, de lo ambiental, de lo tecnológico, del poder blando, de lo civilizatorio, etc; incluso de la reforma política, si bien a un ritmo mucho menos intenso y priorizando la institucionalidad, o en las relaciones con Taiwán, que han experimentado un cambio radical.

China tiene un sueño

El flamante presidente de China Xi Jinping inauguró su gobierno prometiendo hacer realidad “el sueño chino” del rejuvenecimiento nacional. Esa visión será la filosofía que guíe el nuevo liderazgo durante los próximos cinco años.