Entre el tarifazo y los dogmas neoliberales de Cambiemos

El “tarifazo” en los servicios públicos como la luz y el gas está de nuevo en el centro de la agenda pública. Esta vez, dirigentes parlamentarios de la oposición encabezaron los reclamos advirtiendo la preocupación de consumidores residenciales y sectores productivos por los incrementos sustantivos en las facturas. Ante el descontento social por la dificultad de afrontar el pago de las tarifas, Mauricio Macri eligió la Provincia de Neuquén, donde se encuentra la formación de Vaca Muerta, para insistir en su discurso sobre la inevitabilidad de las medidas asumidas y demostrar, nuevamente, posiciones contradictorias sobre la temática energética.

Un duelo por la conciencia social

La frase del Presidente de la Nación referida a que “el tema de las tarifas es el centro de la batalla cultural” supone no solo la aceptación de la puja, de un enfrentamiento entre sectores e intereses en disputa, sino la existencia de una lucha simbólica, eminentemente política, por “ganar consciencias” y voluntades.

¿Por qué sube el gas?

“El gas no sube solamente porque es más liviano que el aire. Sube también cuando la democracia es más liviana que el poder económico”

Entre las medidas que el nuevo gobierno argentino ha tomado en estos 7 meses de gestión, el aumento en las tarifas energéticas (electricidad y gas) tuvo un impacto social de proporciones. Las subas jaquearon directamente los presupuestos familiares y de pequeños y medianos empresarios en tal magnitud que ganó el centro de la escena política.