Situación del complejo automotriz: chocando de frente

Juan Cruz Lucero


A nadie escapa la importancia que el complejo automotriz-autopartista tiene para nuestro país a nivel de valor agregado, encadenamiento productivo, redes de proveedores, empleo y comercio exterior.

La cadena automotriz-autopartista consta de tres partes:

  1. Producción de autopartes, componentes y neumáticos.
  2. Producción de vehículos automotores. La realizan diez terminales (Fiat, Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, Peugeot-Citroën, Renault, Toyota y Volkskswagen). De ellas emanan el 53% de los automóviles, el 43% de los utilitarios y el 4% de transporte de carga y pasajeros.
  3. Los concesionarios.

Con todo, vemos que estamos frente a un vasto y complejo sector industrial que impone la necesidad de estudiarlo para dotar tanto al técnico como al funcionario público con las herramientas teóricas en pos de solucionar problemas económicos tanto de coyuntura como de estructura.   

El factor trabajo en la industria

A nivel general el complejo automotriz aglutina un 6% del total del trabajo industrial y el 1% del empleo privado registrado. Ahora, la evolución del empleo (Gráfico N°1)experimentó una fuerte y pronunciada caída entre finales del año 2015 y el último registro disponible (primer trimestre de 2018). Lejos parece haber queda el punto más alto en nivel de empleo alcanzado en 2012 cuando la industria absorbía 88.663 trabajadores. Solo entre el primer trimestre de 2015 y 2018 la pérdida de puestos laborales ascendió a 4.469, es decir una reducción del 5,51% en la plantilla de personal.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR ARTICULO COMPLETO

 

Centro de Economía Política Argentina (CEPA) - 21 de noviembre de 2018