Sartori: "Prodi no podrá gobernar"

Según el prestigioso pensador, el líder de centroizquierda "no es un gran político" Fuente: Página 12

ROMA (De nuestra corresponsal).- Giovanni Sartori, uno de los politicólogos más prestigiosos de Italia, no oculta un gran pesimismo por lo que vendrá. "Prodi no podrá gobernar. Quizá pueda durar, pero no importa que un gobierno dure, sino que gobierne", opinó ayer en un encuentro con corresponsales extranjeros.

Con la franqueza y la lucidez provocativa que lo caracterizan, el autor de "Partidos políticos y sistemas de partidos", "¿Qué es la democracia?" y "Homo videns", entre otros libros que le han dado fama internacional, explicó que la fragilidad de la coalición de centroizquierda tiene que ver con la ajustadísima victoria que obtuvo, especialmente en el Senado.

"Basta que algún senador vitalicio se agarre una gripe y el gobierno cae: acá estamos en Italia, no en Inglaterra, donde existe fair-play...", dijo. "Aunque Prodi ahora dice que hará un gobierno fuerte, ésa es una estupidez... Prodi tratará de durar lo más posible en su sillón, hasta que alguien lo traicione, y habrá nuevas elecciones", agregó.

Si bien es famoso por sus feroces dardos contra el Cavaliere, este florentino de 82 años no ahorró críticas a Romano Prodi. "No lo considero un gran político, y creo que es demasiado rígido", afirmó. Y recordó que en 1998 su gobierno cayó solamente por un voto "porque hizo mal las cuentas y porque, demostrando no tener ninguna flexibilidad, rechazó los votos que le había ofrecido el ex presidente Francesco Cossiga".

Sartori criticó, además, el hecho de que si bien Prodi afirmó más de una vez que quiere volver a unir a un país dividido, dijo que no cuando se habló de la posibilidad de que el presidente de la Cámara baja fuera de la coalición gobernante y el del Senado, de la oposición, una vieja praxis de los tiempos de la democracia cristiana. "El hombre no tiene olfato político: con una victoria por solamente 25.000 votos tendría que haber negociado, tendría que haber mostrado un gesto de pacificación", indicó.

"Prodi se disparó sobre el pie con una pistola cuando se dejó involucrar en el debate sobre los impuestos", agregó, al considerar que en el último duelo televisivo con Berlusconi Prodi hizo un gran papelón.

"Tendría que haberlo imitado y agredido con el conflicto de intereses, con los escándalos judiciales, pero no hizo nada de eso. Prodi no fue preparado, no podía acordarse ni una cifra, y fue un verdadero desastre", dijo. "Prodi perdió estas elecciones, porque tenía una gran ventaja y la disipó, por más que Berlusconi, un animal de combate, un animal televisivo extraordinario, un león, pero de una falta de honestidad sin límites, haya hecho una campaña tan incorrecta que no tiene precedente en Europa", añadió.

La gran coalición

Si bien la idea de una gran coalición entre los partidos más grandes ha sido rechazada tajantemente por la coalición de centroizquierda, Sartori opinó que ésa podría haber sido una hipótesis válida. Pero tanto Prodi como Berlusconi deberían dar un paso al costado, porque hay demasiada animosidad entre ellos. "Angela Merkel en Alemania logró hacer la gran coalición, pero Gerhard Schröder se fue", recordó. Otra posibilidad, según Sartori, podría ser un gobierno técnico, aunque tampoco es verosímil, porque en Italia "ningún político quiere renunciar a su silla".

Ante la gran pregunta de varios corresponsales extranjeros, que no entienden cómo puede ser que la mitad de los italianos pueda seguir votando a un personaje tan "manchado" como Berlusconi, Sartori culpó a la desinformación que existe en la península, donde la televisión está en manos del Cavaliere y donde los diarios son leídos sólo por un 15% de la gente.

"Es cierto que el electorado italiano es anómalo por tolerar el conflicto de intereses y demás porquerías de Berlusconi, pero también hay que entender que no tiene bases para orientarse, existiendo este monopolio de la información", explicó.

Al hablar sobre el crucial voto de los italianos en el exterior, que determinó la victoria de la centroizquierda en el Senado, Sartori hizo referencia a una "gran ironía", ya que la ley que lo permitió, que consideró "una asquerosidad porque no se entiende el principio de representación", fue impulsada por Mirko Tremaglia, "que así pensaba cosechar votos fascistas".

Sartori, finalmente, consideró "gravísimo" el hecho de que pasen casi dos meses hasta que Prodi reciba el encargo de formar gobierno. "Si Ciampi no tiene el suficiente coraje de investir a Prodi y deja en el poder a Berlusconi por dos meses, él va a manejar con su monopolio televisivo de la RAI y Mediaset el referéndum sobre la reforma constitucional, que es algo muy peligroso."