Sampay, la Constitución y el revisionismo histórico constitucional

Jorge Francisco Cholvis * (Especial para sitio IADE-RE) | La cuestión constitucional y su debate contemporáneo. La visión histórica. El avance hacia una Constitución para el desarrollo, la justicia social y la soberanía.

1. La Constitución y su significado. 

Entendemos que es deber de los juristas comprometidos con los intereses patrios explicar la veracidad de los conceptos y tendencias dominantes que sobre ellos se imponen y ayudar así a la toma de conciencia de las mayorías, tanto respecto a los acontecimientos y la situación imperante en el acontecer cotidiano, como sobre las etapas precedentes en el tiempo histórico. Por ello creemos necesario el debate sobre la cuestión constitucional, acorde a la realidad del tiempo contemporáneo. La utilización del conocimiento debe conjugarse con el patriotismo constitucional, que requiere órganos y estudiosos compenetrados con la idea de Soberanía y Justicia Social. Ello nos impulsó a formular el interrogante sobre el porqué de la Constitución. Entendemos que es una pregunta básica en nuestra época .

Consideramos imprescindible encarar el debate alrededor de estas cuestiones, que por otro lado se encuentra muy cerca del que se debe dar sobre las medidas o acciones que se ejecutan desde los poderes de gobierno. Ello es necesario, no sólo para lograr un amplio apoyo popular a políticas aptas para alcanzar un pleno desarrollo económico y social, sino que es el único camino para que las expresiones mayoritarias de la Nación estén compenetradas con ellas y así confluyan orgánicamente en una nueva alternativa de poder político que logre cambiar las bases de la Constitución real que nos llevaron a la crisis del 2001, y que actualmente vemos aparecer nuevamente en el país. 

De tal forma, a partir de lo coyuntural se ingresa plenamente a lo estructural. Es en el marco de la Constitución real donde dirimen su prevalencia los factores efectivos de poder -tanto internos como externos- que predominan en una sociedad determinada, y en esta etapa de capitalismo financiero globalizado vemos que han vuelto a tener predominio en el país poderosas expresiones del conglomerado económico, financiero y mediático, que han trabado e impiden las necesarias políticas para hacer efectiva en su plenitud una Nación soberana y con un pueblo feliz que goce los derechos básicos que hacen a su dignidad humana.

Por cierto, para dar respuesta al interrogante planteado y comprender la evolución constitucional de un país —en el caso, de la Argentina—, previamente hay que tener una idea clara de Constitución. Precisemos entonces qué entendemos por Constitución: es un conjunto de normas jurídicas que regulan los poderes u órganos del Estado, y establecen las obligaciones y derechos de los habitantes disponiendo el contenido social y político que debe animarla. Pero asimismo en ella se determinan los objetivos y medios para lograr la Justicia política o Social como finalidad de la Constitución. Sabido es que la Constitución también es una declaración programática de principios y aspiraciones en la que no sólo se regula lo que ya es, sino que se afirma una vocación de lo que debe ser orientadora de los gobernantes y educadora de los gobernados. Así es que la definición de los temas de alta política del Estado se debe encontrar en el texto de la Constitución, dado que ésta no es simplemente un documento jurídico, sino el más elevado documento político...

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR TEXTO COMPLETO

 

* Constitucionalista, presidente del Instituto Arturo E. Sampay | 22-01-2019.