Renovando el compromiso

Víctor Kot

 

A continuación, resumen del discurso del secretario del PC a 100 años de la fundación del Partido Comunista.

Víctor Kot, secretario general del Partido Comunista, señaló que “hace 100 años, el 6 de enero de 1918 en este mismo lugar, el Salón Verdi del barrio de La Boca en la ciudad de Buenos Aires, tuvo lugar un hito en nuestra rica historia, esa que nos llena de orgullo, la que asumimos en plenitud, con sus victorias y derrotas, con sus aciertos y errores, la historia de los y las comunistas en la Argentina”, para agregar que “fue en este mismo salón donde un grupo de jóvenes, disidentes con la política que estaba llevando adelante el Partido Socialista, decide seguir su propio camino y ser leales con las ideas del socialismo, con la clase obrera, con el internacionalismo, con la revolución”. Tras mencionar a los fundadores, recordó que en esa ocasión dieron forma al Partido Socialista Internacional, que en 1921 pasaría a llamarse Partido Comunista de la Argentina.

En su discurso Kot explicó que “nuestro Partido se afirma en el marxismo leninismo, y desde allí es heredero y aspira a ser continuador de las mejores tradiciones patrióticas y latinoamericanistas de nuestra historia”, para destacar que el fundamento son “las luchas obreras de fines del siglo 19 y del siglo 20 con sus grandes huelgas, la Reforma Universitaria, las luchas del Grito de Alcorta, La Forestal, las de la Patagonia, la Semana Trágica, el Cordobazo”.

Nos reconocemos, señaló, en la lucha de los jubilados, en la resistencia a las dictaduras, a la Triple A y las represiones que asolaron a la Argentina, durante las cuales el Partido Comunista y la Federación Juvenil Comunista abonaron con su lucha y con su sangre la trágica lista de miles de represaliados, asesinados y desaparecidos, siendo el acto un emocionado homenaje a nuestros y nuestras camaradas caídos a lo largo de estos 100 años de lucha.

Reiteró luego que esa lucha es expresa en la defensa de los derechos humanos, en la lucha por los derechos de la mujer, en la lucha por los derechos de la diversidad, en la lucha por la paz, en los innumerables aportes realizados a nuestra cultura.

Destacó también el fuerte trabajo en la formación política de militantes revolucionarios desde centros de estudios, seminarios, editoriales, periódicos y libros. Más adelante hizo hincapié en que el nuestro es “un Partido que reafirma la identidad revolucionaria renovada en su 16º Congreso, en el cual, valorando los aciertos de nuestra historia y autocriticando con ejemplar honestidad y franqueza nuestros errores, reformulamos nuestro proyecto político con el objetivo de ponerle fin a la dispersión del campo popular para impulsar, como venimos haciendo denodadamente, un proceso de unidad del cual surja el bloque político y social de la revolución”.

“Nuestra lucha se inserta -dijoen la lucha general de los pueblos del mundo contra el neoliberalismo, expresión actual del capitalismo mundial hoy hegemónico, contra la invocación guerrerista del imperialismo, por la independencia nacional y el socialismo.”

Otro destaque del discurso fue la referencia a la Carta de los Cinco, documento de un grupo de dirigentes comunistas no sólo un acto de resistencia, sino la convicción de que el marxismo seguía siendo la mejor herramienta de análisis social y, como recordaba Lenin, imprescindible guía para la acción desde la cual, teniendo en cuenta los aciertos y los errores de la experiencia concreta, continuar elaborando un proyecto alternativo de sociedad que supere al capitalismo.

“Llegamos a nuestros primeros 100 años de historia enfrentando la mayor crisis conocida en la historia del capitalismo”, dijo en su alocución, “una crisis civilizatoria como la caracterizó Fidel Castro que incluye aspectos financieros, energéticos, culturales y econó- micos, que se manifiestan dramá- ticamente en términos humanitarios, ambientales y alimentarios poniendo en riesgo a la sobrevivencia misma de la humanidad”. Al referirse a la larga etapa de degradación capitalista, llamó la atención sobre el largo proceso de final abierto sobre el cual debemos operar y que sólo podrá tener un resultado favorable para la humanidad si las fuerzas de izquierda y progresistas se unen y actúan con racionalidad revolucionaria para resolver la contradicción existente entre un sistema que ha generado capacidades para producir enorme cantidad de bienes y servicios, pero que excluye a grandes porciones de la humanidad del acceso a los mismos, al marginarlos del trabajo, la producción y el consumo, sometiendo a millones de personas a condiciones de pobreza y hambre estructural.

Y problema de fondo, precisó que la crisis se puede resolver a favor de los pueblos solo afrontando la construcción de poder popular.

“En la perspectiva de una crisis de larga duración es posible -destacó Víctor Kot- introducir diversos escenarios en torno de la reconstrucción bárbara del sistema mundial, como el militarismo genocida y otras variantes herederas del fascismo del siglo 20, como se ve en el crecimiento de grupos afines a estas ideas en todo el mundo. No es una exageración afirmar que en su fase de declinación histórica el capitalismo se repliega sobre la barbarie para evitar su inevitable descomposición”.

Al referirse al momento polí- tico actual señaló que “en nuestra región, la contraofensiva de la derecha busca avanzar cada vez más sobre lo logrado en las últimas décadas por los gobiernos progresistas o de izquierda. En Argentina, la derecha encarnada en Cambiemos ha llegado al gobierno por medio de las elecciones que le dieron el triunfo a Mauricio Macri y gobierna como parte de un bloque de poder que ha instalado un verdadero gobierno de clase. Frente a esto, ha ido creciendo el malestar social y hemos sido parte de las multitudinarias marchas contra estas políticas y tenemos pendiente, como tarea central y de alta complejidad, la construcción de una alternativa política y social lo más amplia y unitaria posible que enfrente con éxito al gobierno, y en esa tarea los y las comunistas estamos comprometidos y debemos redoblar nuestros esfuerzos”.

“Entendemos que, como nos decía Patricio Echegaray, este presente complejo, plagado de peligros y problemas, contiene también el concepto de oportunidad y abre paso a una necesaria posibilidad: la del renacimiento del comunismo, entendido como el movimiento real de la lucha de clases, la recuperación de una perspectiva capaz de imponer una transición socialista hacia el comunismo.

La alternativa socialista, a pesar de los brutales ataques sufridos, no sólo ha resistido, va en camino de perfeccionarse y persiste asomando de manera multiforme a lo largo y ancho del mundo, muchas veces bajo apariencias confusas, pero expresando experiencias políticas de enorme densidad cultural que debemos analizar en profundidad. Allí tenemos en este sentido las experiencias de Cuba, China y Vietnam.”

“Con la experiencia acumulada en estos 100 años de historia, el Partido Comunista lucha por aportar a la unidad de la izquierda y el campo popular, para la construcción de una alternativa política y de una cultura liberadora; para concretar la vanguardia unificada de la revolución: para contribuir a la creación de un frente de liberación nacional y social.”

Para finalizar, recordó las palabras de Patricio Echegaray acerca de la unidad y la organización de las fuerzas revolucionarias para consolidar el poder popular necesario que fortalezca los procesos de transición socialista, es por eso que la constitución de una fuerza organizada sobre la cual estos procesos puedan asentarse resulta imprescindible y es la gran deuda que aún enfrentamos como fuerza revolucionaria.

“Para eso necesitamos un Partido unido, fortalecido, organizado, cada vez más inserto en la clase, trabajando por la unidad para golpear como un solo puño al enemigo capitalista. Esa es la tarea que debemos afrontar los y las comunistas en el siglo 21.”

 

Nuestra Propuesta - 11 de enero de 2018