Típico de machirulo

“Machirulo” es una palabra nueva introducida por la marea feminista. Señala al micromachista que celebra que las mujeres luchen pero cree que se les va la mano, le irrita el lenguaje inclusivo y le hincha el pañuelo verde de las pibas pero sabe que no puede decir nada. Además, el contexto en el que se hizo viral evidencia una descalificación histórica que emparenta la locura con la portación de útero.

Si pasa el temblor

 

En estas notas a propósito de La verdadera vida. Un mensaje a los jóvenes, de Alain Badiou, la ensayista y narradora María Pía López encuentra el punto de fuga en los movimientos feministas del presente –heterogéneos, populares, interseccionales– tanto a los vaticinios del filósofo que vislumbra un posible triunfo del feminismo liberal que tomaría el bastón de mando del capitalismo, como al imaginario de la exitosa distopía de Margaret Atwood, El cuento de la criada, donde lo que sigue a la rebelión es la servidumbre reproductiva y doméstica.

La fraternidad, también para las mujeres

El párrafo final del Segundo Sexo de Simone de Beauvoir es sorprendente, según cómo se lo estudie. No lo es, si pensamos en su autora, una filósofa francesa existencialista de izquierda en los 60-70 que no podía desconocer el valor liberador de la fraternidad, también para las mujeres; sí lo es, si intentamos reconstruir el Segundo sexo buscando hilos que nos conduzcan a un final tan político en un libro que comienza con una ontología existenciaria prima facie impolítica, aunque no a-histórica.