“No pueden gravar ganancias de empresas que no las tienen”

 

Cooperar, junto a otras confederaciones del sector cooperativo y mutual, expuso en la Cámara de Diputados los argumentos contra la parte de la reforma tributaria que afecta a este tipo de organizaciones sin fines de lucro.

“Si pensamos que el único motor de la economía es el lucro, gravemos con ganancias a las cooperativas, obliguémoslas a repensar su sistema de capitalización, a buscar capital de riesgo, van a terminar transfiriendo el poder a los aportantes de capital y se va a desnaturalizar la organización cooperativa.”

Así graficó el gerente de la Confederación, César Basañes, la amenaza en ciernes sobre las empresas del sector si prospera el gravamen del impuesto a las ganancias en la reforma tributaria que enviará en los próximos días el Poder Ejecutivo al Congreso de la Nación.

Para expresar estas inquietudes, tanto las confederaciones de cooperativas como de mutuales fueron convocadas esta mañana a la comisión de Asuntos Cooperativos, Mutualidades y ONG de la Cámara de Diputados, que contó con la presencia de varios de sus integrantes aunque no alcanzó quórum.

“Pretender que la cooperativa lucra con sus propios asociados es una contradicción. Las cooperativas son empresas que han sido constituidas para dar servicios a sus asociados. Nadie lucra consigo mismo. En síntesis, no existe un hecho imponible ya que no se puede gravar con ganancias a organizaciones que no tienen ganancias”, sostuvo Basañes, quien también propuso retomar la iniciativa para legislar sobre la no sujeción de las cooperativas a este impuesto, en el cual ahora figuran bajo la categoría de “exentas”.

Acompañaron esta postura frente a los diputados la Federación Argentina de Cooperativas de Crédito (FACC), asociada a Cooperar, y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), cuyo representante, Gastón Barcelona, recordó que ya existe la contribución especial sobre el patrimonio neto, que grava exclusivamente a las cooperativas.

En el caso de las mutuales, argumentaron sobre la gravedad en materia legislativa que supone esta reforma, en tanto la ley 20.331 también las define como entidades sin fines de lucro, e hicieron especial hincapié en el impacto social de gravar la actividad financiera.

“El aporte a la comunidad es muy superior a lo recaudaría el fisco por supuestas ganancias. Estamos en lugares donde no hay presencia del Estado ni del sector privado. Damos cobertura a 5 millones de personas mutualizadas, a través de 4900 entidades”, señaló el presidente de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), Alejandro Russo.

En la misma línea, la titular de la Confederación Nacional Conam, Rosa Rodríguez, alertó que el cambio que se pretende hacer en materia tributaria “atenta contra el desarrollo de las economías regionales”, en cuyo marco estas entidades prestan una multiplicidad de servicios, además de ayuda económica, como salud, cultura, capacitación, actividades deportivas y recreativas.

En otro punto del orden del día, dirigentes del cooperativismo de trabajo manifestaron la inquietud por la grave situación que están pasando muchas empresas recuperadas a raíz del aumento de tarifas de los servicios y en términos judiciales, y pidieron que sea llevado al recinto un proyecto de ley de emergencia del sector.

El presidente de la comisión, Martín Doñate, agradeció la presencia de los representantes del cooperativismo y el mutualismo en esta última reunión del órgano parlamentario, que estuvo representado también por los diputados y diputadas Rossi, Carrizo, Heller, Roquel, Martínez Campos, Miranda, Lotto, Scaglia, Seminara, Olivares y Castagneto.

 

Cooperar - 15 de noviembre de 2017