Las victorias de Cuba

Cuba y Berlín eran las dos esquinas más tensas de la guerra fría. La caída del muro sacó a Berlín de esa condición. La normalización de las relaciones entre La Habana y Washington hace lo mismo con Cuba.

Cuba siempre consideró que un gobierno demócrata en su segundo mandato – cuando ya no dependía tanto de la colonia cubana en la Florida - era la chance más grande de que esa normalización se diera. Jimmy Carter no tuvo segundo mandato.

Putin: un discurso histórico

Hay discursos que sintetizan una época. El que pronunciara Winston Churchill en el Westminster College, en Missouri, en marzo de 1946 es uno de ellos. Allí popularizó la expresión “cortina de hierro” para caracterizar a la política de la Unión Soviética en Europa y, según algunos historiadores, marcó con esa frase el inicio de la Guerra Fría. Antes, en abril de 1917, un breve discurso de Lenin al llegar de su exilio suizo a la Estación Finlandia de San Petersburgo anunciaba, ante la sorpresa de su entusiasta audiencia animada por los acordes de La Marsellesa, que la humanidad estaba pariendo una nueva etapa histórica, pronóstico que habría de confirmarse en Octubre con el triunfo de la Revolución Rusa.

Centroamérica celebra el blanqueo de inmigrantes

Los gobiernos de los países centroamericanos celebraron ayer las medidas anunciadas por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en beneficio de más de cuatro millones de indocumentados. “Estamos agradecidos y respaldamos las decisiones que ha tomado el presidente Obama”, dijo el mandatario de Guatemala, Otto Pérez Molina. En tanto, organizaciones latinas respaldaron la decisión del mandatario, pero pidieron que este primer paso se complete con una reforma integral del Congreso, que está dominado por la oposición y cuya ala más extremista, el Tea Party, pide responder al presidente con medidas radicales. Obama también recibió el apoyo de Hillary Clinton.

Republicanos recalientes

Líderes republicanos criticaron ayer al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por su decisión de regularizar unilateralmente a cinco millones de indocumentados. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, acusó a Obama de socavar la presidencia al aprobar reformas a las leyes migratorias por decreto, y advirtió que la Cámara baja no se quedará de brazos cruzados.

Desafíos del tren llamado “La Bestia”

El Gobierno mexicano ha prometido que ya nadie montará La Bestia. El funcionario que se animó a decir semejante cosa fue el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong. Lo dijo en julio de este año. Dijo que se trataba de “poner orden”. Dijo que no podían permitir que los migrantes –centroamericanos en un 98%– siguieran poniendo “en peligro sus vidas” en su intento por llegar a Estados Unidos. Dijo también que era una cuestión de proteger los derechos humanos de esos más de 150 mil migrantes que cada año intentan cruzar México sin permiso de nadie. El secretario Chong dijo todo eso, y en todo se equivocó.

Ayotzinapa: el dolor, la incertidumbre y la ira

Cuatrocientos cuarenta y cinco miembros de la comunidad de El Colegio de México, conocida por la mesura de sus juicios y la herencia de razón, república y estudio recibida desde los padres fundadores de la Casa de España de México, han dado a conocer un sereno y severo documento, dirigido a la opinión pública, sobre el crimen de lesa humanidad cometido contra los normalistas de Ayotzinapa, a quienes llaman nuestros 43 hermanos desaparecidos.

El otoño mexicano

El otoño representa una parte fundamental dentro de la vida, pues es la época en donde la naturaleza se prepara para el cierre de su ciclo. Así, esta estación está cargada de elementos simbólicos de gran importancia, dado a que es un momento especial en el tránsito de los procesos vitales. No es casualidad que en estas fechas celebremos a nuestros muertos, quienes representan, en lo más profundo de la tradición y sabiduría ancestral, la gracia y el regalo de renacer; la posibilidad de transitar de una fase a otra; la multidimensionalidad de la vida; la no permanencia de las cosas; la mutabilidad; la fe en la transformación y la transcendencia; la certeza de un mejor estar.

Octubre, siempre rojo

Hace 97 años, un 7 de noviembre, la historia del planeta cambió para siempre. Con la consigna “Todo el poder a los soviets”, es decir, al poder popular, Lenin, al frente del Partido Bolchevique, encabezó a las masas de obreros y campesinos en el inédito y difícil -como bien pronto se reveló- proceso de transición socialista para construir una “sociedad libre de productores libres”, la sociedad comunista.

La importancia de esta revolución radica no solo en que partió a la historia en un antes y un después e impuso una agenda al capital monopolista de Estado, dominante absoluto hasta ese momento. Luego de derrotar a las catorce potencias intervencionistas en la guerra civil de 1918 a 1921, el poder soviético, junto a iniciar una era de construcción pacífica del socialismo, con la derrota política y militar del nazifascismo presentó una alternativa antimperialista a los pueblos e impuso al capitalismo una política para tratar de contenerlo y confrontarlo por medios “pacíficos”: el llamado Estado benefactor.