Lineamientos para avanzar hacia el desarrollo inclusivo

APYME
La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) presentó el 24 de septiembre de 2015 un documento con un diagnóstico de la situación económica y productiva desde la perspectiva Pyme y un conjunto de ejes para el debate sobre el futuro del proyecto productivo nacional. La presentación en la Sede Nacional de la entidad fue encabezada por el presidente de APYME, Eduardo Fernández, acompañado por el titular de la delegación Buenos Aires, Néstor Callegari. Luego se dirigieron a los presentes los diputados nacionales Juan Carlos Junio y Carlos Raimundi.

También hizo llegar su adhesión el diputado provincial Fernando “Chino” Navarro. Asistieron el jefe de gabinete de la Secretaría de Comercio de la Nación, el Lic Santiago Mónaco, y autoridades del IADE y de las entidades empresarias AIERA, Asociación Pyme, CGE y Fedecámaras. Participaron dirigentes y empresarios de las delegaciones de APYME en todo el país.

El presidente de APYME, Eduardo Fernández, explicó que el motivo del documento es “convocar al conjunto de los actores productivos, candidatos políticos, organizaciones sociales y representantes del Estado para profundizar el debate sobre las políticas que permitan continuar y fortalecer un proyecto de desarrollo nacional soberano e inclusivo”.

“Ante las próximas elecciones nacionales, es preciso proponer ideas para afianzar un camino de apoyo integral a las Pymes urbanas y rurales, la industrialización con innovación tecnológica, la creación de empleo de calidad, el fortalecimiento de la demanda interna y las exportaciones con alto valor agregado, la soberanía sobre los recursos estratégicos y la integración regional”, agregó el presidente de APYME al resumir los principales ejes temáticos del documento.

“Como dirigentes empresarios y sociales tenemos la responsabilidad de impulsar cambios de fondo – afirmó Fernández, quien mencionó entre otros puntos “la necesidad de una ley Mipyme, una ley financiera que reemplace la heredada de la dictadura, una reforma tributaria progresiva y una legislación sobre grandes superficies comerciales, así como de inversiones extranjeras.”

El diputado Carlos Raimundi postuló “la necesidad de que los sectores productivos nacionales trasciendan su rol de reinvindicación sectorial para asumirse como sujeto político fuerte y democrático, ya que “estamos en una fase de disputa global entre los grandes poderes financieros, petroleros y armamentistas, y por otra parte los gobiernos populares que sostienen una visión alternativa, en alianza con los Brics, en la que tenemos que participar desde una perspectiva regional”.

“Culmina un periodo presidencial de fuertes rasgos aintiimperialistas, y los sectores conservadores buscan desde ahora deslegitimar y condicionar a un próximo

gobierno que quiera continuar con este proyecto –advirtió Raimundi-, de modo que es un desafío para los actores políticos y los sectores productivos y sindicales afrontar esa presión y plantear políticas superadoras”.

Por su parte, el diputado Juan Carlos Junio llamó a “derrotar a la derecha neoconservadora para afirmar el proyecto nacional, valorando lo logrado y avanzando hacia mayores transformaciones”. “De lo contrario, con una restauración conservadora, asistiríamos a un escenario de retroceso económico, político y cultural, con fuerte conflictividad social”, alertó.

“Es preciso articular una fuerza política que pueda llevar a cabo esta tarea, y en ella tiene un papel importante el conjunto de las organizaciones empresarias nacionales con vocación de ser parte de un proceso nacional político de transformación de la sociedad, junto con el Estado y los sectores del trabajo y de la economía social”, concluyó Juan Carlos Junio.