"La visita de Obama: subordinación industrial y tecnológica; infraestructura de servicios"

El Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) ve con muchísima preocupación la orientación que la actual administración macrista y el Presidente de EE.UU. Barack Obama han impreso a la relación bilateral entre ambas naciones. Más de 400 "empresarios" vinieron con el primer mandatario estadounidense. El evento que los congregó a todos fue la AmCham Argentina Summit (La Rural, 23 de marzo) donde, por cierto, expusieron los más representativos.

A propósito, Federico Bernal, director del OETEC, se preguntó: "En el encuentro de la AmCham, ¿dónde estuvieron representados los verdaderos industriales argentinos? ¿Dónde estuvieron las pequeñas y medianas empresas? ¿Dónde estuvo ADIMRA? ¿Los invitaron o no?".

Las mesas y los panelistas son una perfecta síntesis de los objetivos de la nueva relación bilateral con EE.UU. Por ejemplo, en materia de tecnología: ¿acaso alguna presencia de nuestras empresas u organismos tecnológico-industriales? AR-SAT, INVAP, CONAE, CNEA. Al respecto, Bernal expresó: "No se trata solamente de firmar acuerdos y punto. Debe haber una planificación nacional que coloque, tal y como sucedió entre 2003 y 2015, a la ciencia y la tecnología al servicio de la industrialización, la modernización económica y la inclusión social y federal del país (inclusión de provincias a las políticas de desarrollo nacional). La transferencia tecnológica debe ser una cláusula obligada de todo acuerdo".

Asimismo, el único panel que menciona la palabra infraestructura se centra en transportes, dejando en claro que la orientación de la infraestructura será de servicios. "Esta decisión no es ilógica", aclara la vicepresidenta de la Fundación OETEC, Belen Ennis. "El Plan Belgrano es un plan de infraestructura centrado en la logística vial, consecuencia de las necesidades comerciales impresas por la administración Macri a nuestro comercio exterior. Hablamos del Transpacífico y de la Alianza del Pacífico. La Argentina en calidad de proveedor de materias primas se prepara para adaptar sus redes ferroviarias, viales, etc. del norte argentino de tal suerte de convertirlo en ruta de exportación hacia el Pacífico".

El único panel con presencia industrial fue el denominado "Recursos naturales, energías renovables y cambio climático". Bernal, a propósito, se preguntó: "¿Por qué energías renovables y no energía nuclear? ¿Por qué no, ya que hablamos de energía renovable, la inclusión de la fuente renovable más barata, más confiable y la única que permite hacer frente a la creciente demanda energética nacional? Me refiero a la hidráulica. Y respondo los anteriores interrogantes: nada de nuclear ni de hidroeléctricas porque la política energética de la administración macrista viene digitada por Greenpeace desde el Ministerio de Ambiente y por la industria petrolera desde el Ministerio de Energía".

Por último y no menor, en este caso relacionado específicamente con el panel de energías renovables, el director del OETEC agregó que "si bien estuvo presente Genneia, una operadora del Parque Eólico Rawson (Chubut), en el panel de renovables no hubo presencia de firmas locales que fabricaran componentes ni pequeños aerogeneradores para el mercado interno. De hecho, Genneia importa equipos, no los produce localmente. Debería haberse invitado a IMPSA y a Fernando Carbel, presidente del Parque Eólico Arauco quien unos 5 días atrás advirtiera su preocupación ante la avanzada descontrolada de empresas extranjeras en tecnología eólica".

A modo de conclusión, Bernal manifestó que "las políticas económicas de la administración macrista son de apertura comercial, desprotección de la industria doméstica con el agravante de un contexto de caída del consumo e incremento exponencial de los costos a través del tarifazo eléctrico, por ejemplo. Además, centrar la política energética en las renovables eólica y solar constituye un gravísimo error, como prueban todos los países del mundo que avanzan en esta dirección en detrimento de las fuentes alternativas nuclear e hidráulica. Encarecen el precio de la electricidad a extremos incompatibles con una industria sana y competitiva; y no reducen la emisión de gases de efecto invernadero".

"Con Obama lamentablemente vienen 400 empresarios e industriales estadounidenses que obvia y lógicamente no pedirán desarrollo argentino, sino desarrollo estadounidense. Con Obama viene también la Alianza del Pacífico y el Transpacífico, acuerdos de libre comercio que habrán de desmantelar la industria nacional dedicada al mercado interno y que con tanto esfuerzo y éxito se erigió entre 2003 y 2015. Macri expresa un proyecto político que se basa en una Argentina proveedora de materias primas. ¿Se acuerdan cuando las misiones comerciales iban desde nuestros empresarios hacia afuera, a generar empleo e industrialización en nuestro país? A eso le llamaban estar aislados del mundo. La AmCham Summit fue, en este sentido contundente: sometimiento industrial y tecnológico; infraestructura de servicios", concluyó Bernal.

Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) - 24 de marzo de 2016