La movilización popular desbordante

Alberto Gandulfo * (Especial para sitio IADE-RE) | Una mirada sobre las recientes movilizaciones de docentes, gremios y mujeres. "El gran desafío para la resistencia del campo popular será sostener el nivel de organización y movilización alcanzado", analiza Gandulfo.

Podríamos partir del supuesto de que la movilización popular desbordante empezó en la campaña electoral por el balotaje, cuando muchos tomamos conciencia de la posible derrota y miles de militantes del voto Scioli salimos en forma espontánea, voluntaria y desorganizada a protagonizar una campaña por fuera de la oficial que asegurara un resultado favorable. No alcanzó, se perdió por muy poco.

Después, a todos nos sorprendió esa Plaza desbordante de jóvenes, viejos, niños, familias, vecinos, dirigentes, militantes que fuimos a apoyar a Cristina en su despedida de ocho años de gobierno y doce de políticas de crecimiento con inclusión social y fuerte integración latinoamericana. Fue una fiesta cargada de emoción, de agradecimiento, de pasión, que nos envolvió en el esperanzado cantico del Volveremos.

Las políticas de ajuste y recesión del gobierno de Cambiemos + UCR nos encontraron ganando la calle durante todo 2016 con masivas movilizaciones populares, como ningún otro gobierno haya soportado en su primer año de gestión: las marchas por la libertad de Milagro Sala, la multitud del 24 de marzo, el acto de la CGT unificada y las dos CTA en el monumento al trabajo, la gran Marcha Federal que tuvo alcance nacional, las marchas del Ni una menos, la movilización por San Cayetano, el acto por la Ley de Emergencia Social. Avances políticos que el gobierno de CEOs desconoce e ignora pero que al campo nacional y popular le permitió generar una nueva fuerza desbordante contra la política del endeudamiento externo, la devaluación constante y la apertura indiscriminada de importaciones.

Salimos a ganar la calle y nos fuimos organizando a través de las multisectoriales contra el tarifazo y esa nueva manifestación de protesta que son los ruidazos; así logramos postergar la aplicación del aumento en los servicios y avanzar en comedores populares y la creación de miles de copas de leche en los barrios de las grandes ciudades. Asimismo, los colectivos de la economía solidaria y las diferentes formas organizativas de la economía popular generaron nuevas formas de comercialización y los becarios y científicos del Conicet se movilizaron al ver truncas sus carreras de investigación. También se desarolló la pelea de los trabajadores de La Litoraleña, los restaurantes recuperados como La Casona, la lucha de los ex Petinari y tantos otros que defienden sus puestos de trabajo.  A fin de año, en el Congreso se llegó a votar la ley 27.344 para la expropiación del Bauen, que tal como era de esperar, el presidente Macri se encargó de vetar.

2017 comenzó con nuevos despidos y también con el escándalo por el gran negociado de las empresas del Grupo Macri: Correo Argentino, la autorización de Avianca y otros negocios familiares y los amigos del “círculo rojo” que continúan la política de saqueo al aparato estatal. Entonces irrumpió en el escenario político la paritaria bancaria con un 24 % de aumento salarial que pasó a ser referencia política para la negociación de los demás gremios, resultado inesperado para el gobierno que además de intentarlo frenar, llegó hasta demandar a los jueces que avalaron el acuerdo empresario – sindical (situación sin precedentes en la historia laboral argentina). Claro que, para sostener la negociación paritaria, el sindicato bancario debió establecer un plan de lucha con asambleas en horarios de atención al público y plantarse con la postura de un paro bancario por 72 horas que logró torcer la voluntad de los bancos privados[1]

Fue entonces que nos sorprendió la gran marcha de los sindicatos docentes contra la violación de la ley nacional de financiamiento educativo y en defensa de la paritaria nacional (que fuera un logro de la histórica Carpa Blanca ante el gobierno de De la Rúa). Más de 70 mil manifestantes transitaron por las avenidas Entre Ríos y Callao hacía el Ministerio de Educación de la Nación, y una vez más, la movilización popular desbordante ganó en protagonismo superando las expectativas de los gremios organizadores.[2]

Llegó el gran acto de la CGT Unificada que, además, contó con la convocatoria de la CTA, las asociaciones del empresariado pymes, las organizaciones sociales, los partidos políticos, las multisectoriales, colectivos juveniles y de mujeres y la participación de un sinnúmero de vecinos y laburantes amenazados por el desempleo, los tarifazos, el descontento creciente y la bronca acumulada. Ante la imprevista magnitud de la movilización desbordante, el triunvirato cegetista adelantó en una hora sus vacíos discursos gremiales que no lograron impedir el reclamo generalizado del “Poné la fecha LPQLP”, generando el hecho político inédito de la corrida de los dirigentes sindicales que pone en crisis la unificación sindical y, definitivamente, logra imponer a la central obrera la realización del paro general que viene postergando desde abril del 2016. Por supuesto que las tensiones de estos días depararán la suerte y concreción de la protesta que el gobierno de Macri busca evitar por todos los medios.  Resulta muy sugestivo y preocupante que la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo disponga la quita de la personería sindical a los Metrodelegados del subte, en favor a un viejo reclamo de la UTA en la víspera de fijar fecha al primer paro general contra las políticas de Macri.

Y por supuesto, la movilización popular desbordante se amplificó con el Paro Internacional de Mujeres y la gran marcha a Plaza de Mayo del colectivo Ni una menos / Vivas las queremos, donde la expresión popular volvió a ganar la calle y manifestar su oposición a las políticas de ajuste y levantar bien alto las banderas de la igualdad y la solidaridad. Después la provocación recurrente que genera incidentes y busca fundamentar el accionar represivo de la policía con más de 30 detenidos. Esta historia, lamentablemente, también la conocemos.

Es de suponer que en este marzo caliente aumenten las tensiones políticas y el nivel de conflictividad social donde sin duda la lucha por la paritaria docente y el cumplimiento del ciclo educativo será la principal situación a resolver. Esperemos que la sociedad acompañe las reivindicaciones de la lucha docente y el macrismo no violente la ley ni la historia sindical.

Sin duda, la concreción del paro general y su resultante gravitarán sobre la lucha docente y será un punto de inflexión en los avances de la resistencia popular. El gobierno juega su chance de imponer el modelo de concentración económica = exclusión social que en su primer año de gestión ya le significó la pérdida de su primer ministro de Economía y Finanzas (Alfonso Prat Gay), el recambió de la presidencia de Aerolíneas Argentina (Isela Costantini) y la salida poco elegante del presidente del Banco Nación (Carlos Melconian). Se dijo que son renuncias personales pero ponen en evidencia ciertos quiebres en el bloque de poder (respectivamente: JP Morgan, General Motors, establishment financiero); además del figurado pacto empresario-sindical por Vaca Muerta que esconde la flexibilización laboral junto con una mayor devaluación del peso (seguramente después de las elecciones) y los números de un déficit fiscal que sigue creciendo al igual que la fuga de capitales.

El gran desafío para la resistencia del campo popular será sostener el nivel de organización y movilización alcanzado, defender los puestos de trabajo y avanzar en la unidad de los trabajadores para enfrentar el ajuste y la recesión. Seguramente esta dinámica de lucha generará nuevas situaciones políticas, endurecimientos y también quiebres, avances y retrocesos. Es de esperar que ante estas situaciones surjan nuevos dirigentes, nuevas formas de organización y políticas de alianzas que profundicen la resistencia. El acertijo a resolver es quién será capaz de capitalizar el descontento generalizado y el protagonismo alcanzado por la movilización popular desbordante para obtener un triunfo resonante en las elecciones de octubre y poder torcer de manera favorable la actual correlación de fuerzas que impone el modelo concentrador = exclusión social.

 

Listado de las principales manifestaciones de resistencia al ajuste y recesión durante 2016, que anteceden a las movilizaciones populares desbordantes de este marzo caliente:

PROTESTA

MODALIDAD

CONVOCANTES

FECHA

Libertad a Milagro Sala

Acto en PLAZA DE MAYO

Organizaciones Sociales, las 2 CTAs 

18/1/16

MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA

ACTO EN PLAZA DE MAYO

Organismos de DDHH

24/3/16

DIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO

ACTO en el MONUMENTO AL TRABAJO

3 CGT + 2 CTAs

CFT   CTEP  CNCT  Mov Soc

29/4/16

NI  UNA MENOS

VIVAS NOS QUEREMOS

Marcha a PLAZA de MAYOR

COLECTIVO NI UNA MENOS

3/6/16

RUIDAZOS

1° RUIDAZO NACIONAL

MULTISECTORIALES EN RED

14/7/16

RUIDAZOS

2° RUIDAZO NACIONAL

MULTISECTORIALES EN RED

4/8/16

MULTISECTORIAL CONTRA TARIFAZO

30 multisectoriales en todo el país

MULTISECTORIALES EN RED

6/8/16 BAUEN

 

SAN CAYETANO

Paz, Pan y Trabajo

Tierra, Techo  Trabajo

Marcha de Liniers a

PLAZA DE MAYO

CTEP  CCC  BP

7/8/16

MARCHA FEDERAL

Marcha en todo el país y ACTO en PLAZA de MAYO

CTA

31/8/16 al 2/9/16

NI UNA MENOS

PARO MUNDIAL DE MUJERES

Marcha a PLAZA de MAYO

COLECTIVO NI UNA MENOS

19/10/16

Emergencia Social

Acto en CONGRESO

CGT  CTA CFT  CNCT CTEP+BP+CCC

18/11/16

LIBERTAD MILAGRO SALA y presos políticos en Jujuy

Acto en TRIBUNALES

Comité por la Libertad de Milagro Sala

21/12/16

 

* Lic. en sociología y excoordinador general de la Comisión Nacional de Microcrédito (CONAMI).


[1] Debemos recordar que a pocos días de asumir el gobierno de Macri el sindicato bancario enfrentó con éxito la reincorporación de personal despedido por las nuevas autoridades del Central y otros bancos, sosteniendo por más de 2 meses un férreo acampe en la puerta del mismísimo Banco Central de la Nación.

[2] Ya durante el gran Acto por la Paritaria Docente Nacional, el representante de la CGT Unificada, Carlos Acuña, se vio forzado a expresar que en la marcha de CGT se anunciaría la fecha del Paro General, ante el reclamo y abucheo generalizado de los asistentes.