Hotel de grupo HCU amenaza con irse debido a planta industrial

Gabriel Monteagudo

Preocupa a vecinos posible contaminación provocada por fábrica de ácido sulfúrico. A poco de instalarse, la construcción de una planta de fertilizantes y ácido sulfúrico provocó la reacción de una parte de la población entre Carmelo y Nueva Palmira, una zona que durante años se vendió como de exclusivo desarrollo turístico.
Cuál es el modelo que se quiere impulsar para esta región: el tan promocionado exclusivismo desintoxicante de la tranquila zona de Colonia Estrella y su franja costera, o un modelo industrial al borde del equilibrio ambiental, que sea el corazón de la producción de ácido sulfúrico para abastecer las papeleras de Fray Bentos? ¿Ambos son modelos enfrentados, totalmente diferentes, o pueden convivir en el mismo entorno?
Los responsables de la firma dicen una cosa, pero los vecinos están preocupados y creen otra cosa. También un diputado de Carmelo tiene dudas y realizó un pedido de informes. LA REPUBLICA le cuenta la preocupación y los interrogantes que sobrevuelan en la aparente calma de las tardes de Colonia Estrella y Polancos.

"Nos vamos, yo levanto todo, me voy y más de 300 personas se quedan sin trabajo". Así vociferaba el domingo pasado Farid Bechara, responsable de HCU SA, la empresa que maneja el hotel Four Season de Carmelo.

La frase fue parte de una charla que un Bechara ofuscado con la noticia, mantuvo con varios vecinos de El Faro -la versión fue repetida a LA REPUBLICA de primerísimo mano- al enterarse que a pocos kilómetros del hotel, de la cancha de golf y de los emprendimientos del grupo que lidera el árabe Ghaith Pharaón, se instalará una planta de fabricación de fertilizantes fosfatados y ácido sulfúrico.

Pero no es el único, durante la semana un llamado telefónico de un jerarca de primera línea de HCU SA y un vecino argentino de la zona también se comunicaron con LA REPUBLICA para manifestarle la preocupación por la instalación de la fábrica de fertilizantes que Isusa está instalando en la zona de Polancos, una zona rural que, señalada en el mapa de esa región aseguran los vecinos "es algo así como el patio trasero de toda la zona en la que se han instalado estos complejos turísticos", dicen "en línea recta no son más de tres mil metros de las canchas de golf y están muy cerca de las chacras turísticas que se han levantado", señalan algunos conocedores del lugar.

Hace un mes, LA REPUBLICA adelantó detalles del proyecto de la planta industrial que, dicen, dará trabajo a un centenar de familias en forma directa y otro tanto en forma indirecta. Teniendo en cuenta que desde hace mucho tiempo desde la intendencia se señala toda esta amplia zona entre Carmelo y Palmira como un área de desarrollo turístico en el que actualmente valorizan la hectárea de terreno entre 6 y 8 mil dólares, llama la atención el lugar elegido por la firma para instalar una fábrica de este tipo. Sin embargo el mismo documento señala que "Dicha zona fue seleccionada dentro del área que la Intendencia Municipal de Colonia tiene asignada en su ordenamiento territorial actual para el tipo de emprendimiento que se desea implementar".

Desde hace algunos años, en esa área de Polancos y más acá en Colonia Estrella, se instalaron decenas de argentinos -incluso muchos carmelitanos- que apostaron a la tranquilidad y exclusividad de ese entorno. Hoy, esta gente ve con preocupación la posible emisión de gases contaminantes que emanen de esta planta y lleguen a los pulmones suyos y de sus hijos. Pero además no creen en los datos que Isusa muestra en el informe industrial de Dinama, ya que sospechan que esta planta terminará abasteciendo la gran demanda de ácido sulfúrico que necesitarán para su funcionamiento las plantas de celulosa de Fray Bentos. Por ello creen, tendremos en la zona la planta más grande del Uruguay para la fabricación de ácido sulfúrico, aunque en principio principalmente se señala como dedicada a abastecer la demanda de fertilizante que reclama la extensa región que en esta parte del país se dedica al monocultivo de soja.

El diputado Daniel Bianchi recogió estas inquietudes y esta semana presentó en la Cámara de Diputados un Pedido de Informes con varias consultas al respecto.

El predio de 240 hectáreas comprado por Isusa llega directamente a los afluentes del arroyo Víboras y podría terminar contaminando -temen los vecinos- el agua de este cauce, que bordea las canchas de golf del hotel cinco estrellas y desemboca en la marina privada existente. La empresa señala en su informe que planea un programa de "efluentes 0" en materia de contaminación. Isusa aclara en su informe que adhiere al "Programa de Cuidado del Medio Ambiente" (Pcrma) un programa internacional de la industria química, para la mejora continua de su desempeño en seguridad, salud y ambiente, programa que será puesto en práctica en la planta proyectada.

Abastecer a papeleras
Según el informe presentado por la firma a la Dinama, el destino principal de la empresa es el mercado local, que ocupa el 70% de sus ventas totales, orientando la producción hacia el sector agropecuario, industrial y de servicios, fabricando fertilizantes y productos químicos. La exportación, que se encuentra con una importante demanda a nivel regional, se canaliza principalmente hacia Argentina, Brasil y Paraguay, estando pendientes, además, algunas ventas hacia los mercados de Bolivia y Chile. El punto controvertido para los pobladores del lugar es el que dice que la línea de productos químicos se destina tanto al sector industrial como al de los servicios públicos. Los principales consumidores de estos productos son OSE, Ancap, UTE, plantas que fabrican productos químicos, curtiembres y producción de detergentes, fábricas de baterías y la industria papelera.

La línea de fertilizantes se orienta al sector agropecuario a través de una amplia red de distribución en todo el país. El mercado interno de productos puede estimarse en 300.000 ton/año, mercado que se abastece de la producción nacional e importada. Los principales consumidores son los productores de arroz, cebada, trigo, pradera, girasol, soja, productos citrícolas y hortícolas y la forestación.

Del mercado total de fertilizantes, aproximadamente el 60% es atendido por Isusa, estando el resto en manos de empresas competidoras con productos terminados importados, realizando algunas mezclas básicas

La voz de Isusa
El ingeniero Sergio Suárez Cibils explicó a LA REPUBLICA que no existe ningún peligro de contaminación "nosotros nos pusimos a entera disposición para conversar cuando quieran" señaló. Suárez Cibils es jefe de ventas, a cargo de toda la parte comercial de la empresa: "recorro todo el país, me ocupo del marketing y del relacionamiento con los medios de prensa" manifestó. Suárez Cibils se puso a la orden de la gente del lugar para evacuar cualquier consulta.

También este corresponsal se contactó con uno de los ingenieros de Isusa que estuvo en la reunión pública que el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente realizó en Carmelo días atrás. En efecto, el Ingeniero Químico David Mardero señaló que "a la distancia que están los emprendimientos turísticos, más bien sobre la costa y casi a 10 kilómetros de distancia, los posibles efectos no van a ser detectables", señaló.

"Estamos hablando, manteniendo la calidad del aire según los estándares internacionales, la zona que puede estar más afectada es a los 500 metros de la planta. Acá en Ruta 1 tenemos el pueblo de Santiago Vázquez a 3 kilómetros y ni se enteran que nosotros estamos porque no hay ningún efecto. Las consecuencias del trabajo de los camiones y lo que pueda surgir de la fábrica sólo se apreciará en los alrededores muy próximos", dijo. En este sentido dijo que "la ubicación dentro del propio terreno de Isusa está pensado para que quede lo más alejado de los centros poblados o emprendimientos turísticos como es la cancha de golf, que la tuvimos en cuenta, y están lejos de cualquier efecto".

En cuanto a la construcción de la planta, Mardero señaló que están a la espera de la resolución final de Dinama "que ya está por salir, es un trámite burocrático" y recordó que "la parte municipal ya está todo pronto, incluso lo hablamos con las autoridades anteriores que fueron las que nos recomendaron este lugar", dijo Mardero.