Documento de Trabajo Nº 75

CEFID-AR

El debate entre libre comercio y proteccionismo es, sin lugar a duda, uno de los más antiguos de la ciencia económica. La acumulación originaria que dio lugar a la génesis del capital comercial durante el Medioevo resulta sin dudas la razón que explica el temprano interés de las ciencias sociales por la balanza comercial: las disputas entre las naciones por los caminos, las mercancías y las estratégicas factorías dieron nacimiento a las colonias, los monopolios de comercio y sus compañías, elementos claves del dominio comercial.

El pensamiento económico de aquellos tiempos no puede escindirse del contexto histórico que lo ve nacer: así no puede entenderse los argumentos de Tomás Mun y los mercantilistas sin comprender la disputa entre Inglaterra y Holanda por el control del comercio naviero –control que Gran Bretaña logrará en tiempos de Cromwell con el “Acta de Navegación”, medida proteccionista clave que el imperio naciente ratificará con las armas. Del mismo modo, no puede entenderse el liberalismo de Adam Smith “deshistorizado”, desligado del predomino económico que ya habían logrado las islas de Albión.

 

Documento de Trabajo Nº 75 – octubre de 2015