Documento de Trabajo Nº 24

CEFID-AR

 

En el marco de la oleada de inversión extranjera directa (IED) que tuvo lugar desde la década previa, Argentina se ha constituido en uno de los principales receptores del sur: con ingresos que superaron los US$ 100.000 millones entre 1992 y 2007, el país ha ocupado el sexto lugar en el mundo en desarrollo en cuanto a flujos de IED se refiere.

Sin embargo, la evidencia aportada por lo ocurrido en Argentina (Chudnovsky y López, 2001; Kulfas et al, 2002, entre otros), como así también por análisis de otras experiencias nacionales y por estudios econométricos, da cuenta de los escasos efectos positivos derivados de la oleada de IED (lo que se suma a la pérdida de grados de libertad en la definición de políticas nacionales que dejó como saldo).

A partir de esta evidencia, varios países han comenzado a implementar estrategias de targeting o focalización de la IED (en términos de sectores, firmas, funciones), buscando que las actividades realizadas por las empresas transnacionales (ETs) localmente coadyuven en las estrategias de desarrollo nacionales. La nueva tendencia implica un cambio importante en relación a lo observado en la década pasada, cuando en una carrera por la maximización de los flujos recibidos el grueso de las naciones implementó políticas de liberalización y apertura a estos ingresos. Estas nuevas estrategias son en general instrumentadas por agencias de desarrollo de inversiones -ADIs-, las cuales constituyen un nuevo actor institucional (aunque existen países con una importante tradición en la materia).

 

Documento de Trabajo Nº 24 - Abril 2009