Campo de ideas

Pablo De Micheli - II JORNADA EN EL CCC
APERTURA. Junio, Boron, Soverna y Valitutti dieron inicio a las conferencias sobre un tema clave para la historia nacional. La cuestión agraria, tema central a lo largo de toda la historia argentina, requiere máxima atención cuando se corre el velo y estallan las contradicciones sociales, como las que generó la Resolución 125 y como la que pasó el mismo Giberti cuando se intentó expropiar una parte de la renta», aseguró Juan Carlos Junio, director del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini y diputado nacional por Nuevo Encuentro, en la apertura de la II Jornada de «La problemática agraria en la Argentina. La crisis mundial y su impacto en el agro», organizada por la Cátedra Libre de Estudios Agrarios Horacio Giberti, en conjunto con la secretaría de Extensión Universitaria de la facultad de Filosofía (UBA), el IADE y el CCC.

Junio rememoró además el centenario del Grito de Alcorta, rebelión campesina acontecida en la provincia de Santa Fe en 1912 que dio nacimiento a la Federación Agraria Argentina. En este sentido, calificó el encuentro como «un espacio propicio para el debate de ideas y de producción del conocimiento, con vistas a un aporte ideológico y político en las luchas por las transformaciones sociales».

En el panel inicial, junto con el director del Centro Cultural, participaron Susana Soverna, socióloga e integrante de la Cátedra Libre Horacio Giberti y Alejandro Valitutti, secretario de Extensión de la facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Ambos describieron los objetivos de la mencionada cátedra que homenajea la labor de quien fue secretario de Agricultura durante el tercer gobierno peronista y presidente del INTA: la creación de un espacio para el intercambio, el análisis científico y la difusión de temas económicos relacionados con la actividad agraria, entre otros.

Granos en crisis

La jornada continuó con la mesa «Crisis internacional actual y repercusiones en el sector agropecuario mundial», integrada por el ingeniero agrónomo Carlos León, el director del Programa Latinoamericano de Educación a Distancia (PLED) Atilio Boron, y el economista y profesor universitario Julio Sevares. Las causas y resultados de la crisis financiera internacional y sus efectos en el agro; la conformación de nuevos mercados y el problema de los biocombustibles como recurso clave en la región fueron algunos de los temas abordados. «Estamos en presencia de una grave crisis mundial, que ya no es una crisis de las hipotecas subprime como en 2008 en Estados Unidos –explicó Boron–, sino que abarca al conjunto de las economías del Atlántico Norte, incluyendo a Alemania, Francia y Gran Bretaña». En ese contexto, remarcó la importancia de «preservar los recursos naturales» por la «capacidad de alimentación mundial que tiene América Latina». Por su parte, Sevares hizo hincapié en las enseñanzas que dejó el legado de Giberti, analizó el origen de la crisis «producto de la financiarización de la economía» y describió la relación entre la producción agropecuaria y los precios de los alimentos.

A su turno, Ernesto Liboreiro y Nicolás Jorge, ambos integrantes del Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI), brindaron una conferencia que versó sobre las perspectivas para la Argentina en la próxima década y los efectos de eliminar las limitaciones actuales a las exportaciones. En dicho panel, moderado por Daniel Slutzky (sociólogo y coordinador de proyectos económico-sociales de desarrollo sustentable de la población aborigen del NOA), también participó el historiador y docente José Pierri. «La falta de información estadística sobre precios, stock de granos y distribución de la renta agropecuaria es un problema mundial» destacó Pierri al señalar las dificultades de llevar adelante una adecuada política económica sobre el comercio de granos.

En clave de tierra

Las palabras de cierre estuvieron a cargo de Alejandro Rofman, economista, profesor de la UBA e investigador del Conicet, quien describió la evolución del agro argentino poniendo énfasis en las economías extrapampeanas y analizando las políticas públicas como «la clave a largo plazo» para hacer frente a las deficiencias en el funcionamiento de las cadenas productivas agropecuarias. «El análisis del sistema agropecuario debe comprender la dimensión territorial: un factor decisivo en la definición de las formas y modalidades de comportamiento de los actores sociales en cada una de las cadenas productivas», apuntó Rofman. Para finalizar su intervención, el economista remarcó la necesidad de «mejorar la vinculación de la política pública, orientada a reparar las desigualdades productivas, entre los diversos actores económicos y el Estado».

Revista Acción Digital - Primera quincena septiembre de 2012