Argentina, entre el hambre y el lujo

Martin Murphy

Los piqueteros argentinos, que en los últimos tiempos parecían haber perdido el protagonismo de otras épocas, han vuelto al centro de la atención pública.

Martin Murphy
Fuente: BBC Mundo, Argentina

Esta vez el interés no se debe a un corte de ruta o la invasión de las oficinas de alguna empresa extranjera, sino a la inauguración de un comedor comunitario en Puerto Madero, una de las zonas más caras y exclusivas de Buenos Aires.

Con sus torres majestuosas y restaurantes de lujo junto al río, Puerto Madero es una parada obligatoria para los miles de turistas que mes a mes visitan la capital argentina. Aquí, el precio del metro cuadrado ronda los US$3.000.

En el medio de tanto lujo, el piquetero Raúl Castells, encarnizado opositor de presidente Néstor Kirchner, acaba de inaugurar un comedor que alimentará a cientos de ancianos y chicos.

"No nos sentimos felices por abrir el comedor número 1.208 que tenemos a lo largo del país, no nos alegra la miseria y el hambre extremo en que viven cerca de 20 millones de personas en este país. Pero, desde el punto de vista político, sabemos que estar en el corazón del poder político y económico de este país es plantar una bandera por los derechos de los más pobres", comentó a BBC Mundo Castells.

De kiosco a comedor
El líder piquetero no miente cuando dice que se ha instalado en el centro del poder político y económico de Argentina. A 150 metros del comedor está la Casa Rosada, sede del gobierno argentino. A doscientos metros, uno de los hoteles más lujosos de Buenos Aires.

El lugar en sí es un pequeño local de unos 20 metros cuadrados que hasta hace poco funcionaba como kiosco.
Lo interesante del caso, y el origen de la polémica que la presencia de Castells ha desatado con los vecinos y empresarios de Puerto Madero, es cómo consiguió el local.

El kiosco fue cedido en comodato por un empresario de la zona, Miguel Doñate. El año pasado, este empresario sufrió la clausura de unos de sus restaurantes porque, al parecer, no cumplía con las normas de ocupación del espacio público.

Desde entonces, Doñate está enfrentado con el gobierno de la ciudad y con la corporación que administra el barrio de Puerto Madero.

Doñate admitió a un diario argentino que su decisión de cederle el espacio a Castells era una manera de presionar al gobierno de la ciudad.

"Vendría a representar el 15% de mis motivaciones para dar en comodato el lugar (...) El resto obedece a un compromiso social: los pobres no pueden estar comiendo de cestos de basura", sostuvo el empresario.

Polémica
Muchos vecinos y hombres de negocio de la zona no están de acuerdo con que se instale un comedor comunitario en el barrio.

"No me parece que sea el lugar más adecuado para desarrollar este tipo de actividades, porque los carenciados no están acá", señaló a BBC Mundo Jorge Marengo, gerente del restaurante Spettus, desde cuyos ventanales se ve el local de Castells.

Marengo dijo estar a favor de ayudar a los desocupados, pero aseguró que la llegada del líder piquetero al barrio era una medida de protesta del dueño de un restaurante (léase Miguel Doñate), y no una cuestión solidaria.

Castells es un personaje conocido en Argentina. El año pasado fue noticia cuando invadió un casino en el norte argentino pidiendo dinero para los desocupados, lo que le valió varios meses en prisión.

Mientras otros líderes piqueteros aceptaban cargos gubernamentales, Castells siempre se mantuvo como un férreo opositor del presidente Néstor Kirchner.

Pero en los últimos tiempos, principalmente por sus problemas con la justicia, Castells había perdido protagonismo y los medios de comunicación parecían no interesarse por su organización, el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados.

Ahora su figura es tapa de todos los diarios y muchos se preguntan si Castells no se estará convirtiendo en una curiosidad mediática o en una atracción turística.

"Es una posibilidad", contesta Castells, "pero mal no viene que a los turistas de los diferentes países, y del interior de Argentina, les quede instalado la inequidad y el grado de persecución política que este gobierno nos hace por ser opositores a ellos".