Top Left Corner Inicio   Top Right Corner
Quienes Somos Realidad Económica Actividades Mapa del Sitio
Buscador

 En el Sitio
 Realidad Económica
 
Noticias, Artículos Especiales y Dossiers
Secciones


Economía mundial y desarrollo regional
Publicado el 8/9/2006 17:23:47 (1580 Lecturas)

Raúl Bernal Meza y Suranjit Saha (COMP.)

Buenos Aires, Grupo Editor
Latinoamericano, 2005, 403 págs

Frente a la proliferación de análisis apologéticos y complacientes sobre la globalización, que postulan que el destino manifiesto de los países de menor grado de desarrollo (como la Argentina) pasa por aprovechar su particular "dotación de factores" (básicamente sus abundantes recursos naturales y su mano de obra) como medio para lograr una adecuada, eficiente y exitosa inserción en la división internacional del trabajo, el libro compilado por Raúl BernalMeza y Suranjit Saha constituye un aporte crítico sumamente importante. No sólo porque estudia el proceso de mundialización que se viene manifestando en forma cada vez más acelerada desde comienzos de los años setenta en la perspectiva de los "perdedores" en el terreno de las relaciones internacionales y de la lucha de clases (es decir, los países latinoamericanos y los sectores populares), sino también porque se trata de un abordaje desde la economía política. En oposición a la pretendida neutralidad y objetividad de los "apologistas globales" (tanto los del nivel local como internacional), en los distintos artículos reunidos en esta obra el lector podrá encontrar términos que la hegemonía neoliberal de las últimas décadas había logrado relegar al ostracismo: centro y periferia,desarrollo y subdesarrollo, clases sociales y fracciones de clases, relaciones de fuerzas, poder económico y político, ideología, intercambio desigual, deterioro en los términos del intercambio, etcétera.

En este sentido, cabe traer a colación los argumentos de Aldo Ferrer en su artículo: "La globalización constituye
un sistema de redes en las cuales se organizan el comercio, las inversiones de las corporaciones transnacionales,
las corrientes financieras, el movimiento de personas y la circulación de información que vincula a las diversas civilizaciones. Es asimismo el espacio del ejercicio del poder dentro del cual las potencias dominantes establecen, en cada período histórico, las reglas del juego que articulan el sistema global. Uno de los principales mecanismos de la dominación radica en la construcción de teorías y visiones que son presentadas como criterios de validez universal pero que, en realidad, son funcionales a los intereses de los países centrales".

Por su parte, en su contribución, Enrique Arceo apunta que: "Se está... ante una nueva modalidad de articulación de la periferia con el centro, basada sobre una división jerárquica del trabajo en el seno de la industria articulada por el capital transnacional y sustentada sobre la superioridad tecnológica del centro y los bajos costos salariales de la periferia. Ello da lugar, en la periferia, a un crecimiento extremadamente polarizado.

En efecto, los países que no logran preservar o desarrollar actividades industriales competitivas con las radicadas en el centro, se ven obligados a alinear sus costos salariales con los de los países donde ellos son más reducidos y son sometidos a un creciente intercambio desigual".

Los distintos trabajos que integran el libro permiten acceder a una visión integradora y muy completa de las múltiples y complejas aristas de la globalización: la internacionalización de las finanzas y de los procesos productivos; las características sobresalientes de la división mundial del trabajo y el comercio; la fisonomía estructural de los distintos actores intervinientes (el Estado nacional, el capital transnacional, las fracciones locales de la burguesía de la periferia, los trabajadores y los sectores populares); las formas predominantes de generación y reparto del excedente tanto entre los países centrales y los periféricos, como en el interior de estos últimos; el papel de los bloques regionales y, en ese marco, de la integración económica, institucional e infraestructural en América latina; las modalidades de articulación de lo global con lo nacional, lo regional y lo local, y los grados de "autonomía relativa" de las tres últimas esferas respecto de la primera.

Sobre la base de este diagnóstico, todos los artículos tienen como denominador común la reflexión acerca de los márgenes de maniobra de que dispondrían los países subdesarrollados en general, y los latinoamericanos en particular (en especial la Argentina), en el contexto de la mundialización.

Ello, frente a los recurrentes señalamientos de los "apologistas globales" en cuanto a que esta última "ata de pies y manos" a las naciones que integran la periferia y que, en consecuencia, prácticamente no se puede hacer nada para modificar -o siquiera aminorar- sus implicancias en los más diversos frentes; de lo que se sigue que debemos contentarnos con el statu quo existente, el cual, como lo demuestran claramente varios de los análisis incluidos en esta obra, se encuentra asociado con una inserción pasiva y subordinada en el escenario internacional por parte de los países de América latina y una creciente sumisión de éstos (y muchos otros periféricos, como la mayoría de los africanos) ante las potencias centrales y los representantes orgánicos del imperialismo (los gobiernos de aquéllas, los organismos multilaterales de crédito, la OMC, etcétera).

En cuanto a estas cuestiones, del libro compilado por BernalMeza y Saha se desprenden varios aportes en el campo del qué hacer frente a la globalización, entre los que interesa mencionar tres: o la importancia de la integración regional con eje en la complementación económica e institucional de los países latinoamericanos (en
particular, aunque no exclusivamente, de los que conforman el MERCOSUR). La puesta en práctica de medidas en pos de este objetivo se asocia, por un lado, con cuestiones económicas, tales como agrandar el tamaño del mercado "interno", viabilizar un nuevo patrón.de inserción internacional del subcontinente y propender a un desarrollo regional armónico y sustentable (como lo sugieren varios de los artículos incluidos en esta compilación,
de nada sirve que se desarrollen unos pocos países de América latina y que la mayoría permanezca en la situación de atraso en la que se encuentra tras el paso del huracán neoliberal). Por otro, se relaciona con factores políticos: permitir que los países de la región puedan posicionarse estratégicamente esto es, no a la defensiva como hasta el presente en el "mundo globalizado" y frente a las múltiples presiones existentes en favor de la concreción de proyectos de penetración imperial como, por ejemplo, el del ALCA1; o bajo el reconocimiento de que "el resultado, desde la perspectiva de cada país, radica en el estilo de inserción en el orden global o, dicho de otro modo, en la calidad de respuestas a los desafíos y oportunidades de la globalización" y que "cada
país tiene la globalización que se merece" (Ferrer), un segundo lineamiento propositivo se vincula con la necesaria recuperación del ideario del desarrollo nacional en materia socioeconómica y política (obviamente adaptado a los tiempos modernos).

Al respecto, como destacan algunos autores del libro, es importante reparar en el hecho que incluso dentro de los acotados márgenes de acción derivados de los acuerdos celebrados en el ámbito de la OMC, existen importantes grados de libertad en lo concerniente a la formulación y la implementación de políticas públicas (compras del Estado, manejo del crédito, concentración de los recursos estatales en el apoyo a las actividades consideradas como prioridades estratégicas y el control total o parcial de éstas por el Estado, etc.). Naturalmente, para ello se requiere avanzar en la también necesaria y urgente reconstitución de los controles estatales básicos sobre la actividad económica y, más ampliamente, en la conformación de un nuevo tipo de Estado; y o el fortalecimiento democrático de la sociedad civil y los poderes locales, y la constitución de mecanismos institucionales que propugnen una construcción de poder "desde abajo hacia arriba" (cuestión de particular relevancia no sólo como mecanismo de contralor social y de afianzamiento de una sociedad civil sumamente debilitada luego de largos años de predominio hegemónico del neoliberalismo, sino también como factor clave en la mencionada reconstrucción del accionar estatalcon sentido nacional).

Como plantea Viktor Sukup en su aporte al libro: "En una posible Comunidad Sudamericana hay complementariedades económicas que podrían sin duda ser explotadas en beneficio de todos... pero deberían ser combinadas con mecanismos que garanticen que estos beneficios no estén, como en el tiempo de la ALALC de los años '60, concentrados en los países más poderosos e industrializados del grupo mientras que los otros se encuentran incluso perjudicados por sustituir desventajosamente importaciones japonesas o coreanas o alemanas por brasileñas o argentinas... Conviene no perder de vista el hecho de que una integración regional exitosa puede ser la clave para obtener la `masa crítica´ necesaria para un desarrollo industrial viable y mejorar así sustancialmente las propias perspectivas de inserción internacional dinámica en general. Cabe recordar que los motivos fundamentales de un proyecto regional suelen ser las economías de escala y la mayor fuerza conjunta frente a terceros"..Ahora bien, en los planteos de algunos de los autores está muy presente el reconocimiento de que todas estas acciones entran en conflicto con los intereses del gran capital transnacional
que lidera la actual fase de desarrollo del capitalismo en el nivel mundial e, incluso, de los sectores dominantes
de América latina. Debido a su ostensible debilidad relativa vis à vis el capital extranjero, a lo largo de las últimas décadas éstos han venido impulsando (y los respectivos aparatos de Estado convalidando) un perfil de especialización productiva y de inserción internacional asentado sobre el procesamiento de recursos naturales y la vigencia de salarios sumamente deprimidos y, por ende, de elevadísimos niveles de exclusión social.

Es decir, son fieles representantes y partidarios de la doctrina de la "dotación de factores" esgrimida hasta el hartazgo por los "apologistas globales", aun cuando resulta evidente que ella ha conducido en nuestros países al subdesarrollo; el estancamiento relativo (y en distintos períodos, también absoluto); la desindustrialización y una considerable regresión del aparato manufacturero por efecto de la creciente incidencia de ramas ligadas con la explotación de recursos básicos y un acentuado retroceso de los segmentos fabriles más complejos; la destrucción de una vasta masa crítica; una notable aceleración del proceso de concentración y centralización económica; una bajísima acumulación de capital asociada con una marcada "desnacionalización" del ahorro; un aumento exponencial de la deuda externa; una profunda crisis laboral; y la formación de sociedades cada vez más desiguales (de allí que en la re gión prevalezca una distribución del ingreso notablemente más regresiva que en las economías desarrolladas y en las del sudeste asiático)

Es por ello que, en última instancia, la pregunta sobre qué hacer ante los condicionamientos estructurales que impone la globalización (que, por cierto, son numerosos y difíciles de sortear) se encuentra sumamente relacionada con cuestiones políticas; más específicamente, con las formas que asume la lucha de clases en el nivel nacional (y en el mundial).

En este sentido, vale la pena rescatar los planteos que uno de los autores del libro compilado por BernalMeza y Saha realizó en otra publicación: "La posibilidad de constitución de un nuevo sector exportador apoyado sobre la producción de mercancías con un alto valor agregado está indisolublemente unida a un proceso de reindustrialización que, junto con la expansión del mercado interno ligado con el consumo masivo, resulta indispensable para eliminar la pobreza y la marginalidad. Pero resulta evidente que esto es imposible bajo el actual bloque dominante, crecientemente transnacionalizado y que basa su política de localización de las inversiones sobre la existencia de ventajas absolutas estáticas. Se trata de una tarea que sólo puede encarar un bloque alternativo hegemonizado por los sectores populares. En la hipótesis de que la creciente movilización de éstos en América latina lo haga posible, ello no supondrá ni la reconstitución de una burguesía nacional cuya debilidad frente al capital transnacional y su temor a la activación de los sectores populares la tornarían un agente de la French, Davis, Ricardo: Reformas para América latina después del fundamentalismo neoliberal, CEPAL/Siglo XXI Editores, 2005..dependencia política y económica, ni la construcción de un estado desarrollista
dispuesto, con la meta de reproducir la estructura del centro, a subordinar por generaciones el bienestar de la población a las exigencias de la acumulación. El nuevo bloque deberá afrontar la difícil tarea de compatibilizar las exigencias de la acumulación con las de la equidad a fin de hacer posible la paulatina incorporación de las formas más avanzadas del desarrollo de las fuerzas productivas y una disminución radical de la desigualdad.

Esto, claramente, será imposible en el marco de la internacionalización de las pautas de consumo. El nivel de ingreso de la región determina que el acceso por una minoría a las condiciones de vida del centro requiera la permanencia en la pobreza de la mayoría de la población y su sustitución es un requisito indispensable para que, pese la redistribución del ingreso y la riqueza, sea posible un vigoroso proceso de acumulación. Este requerirá un estricto control de la salida de capitales, indispensable para que la lógica de la asignación de la inversión esté determinada por las condiciones locales y deberá apoyarse sobre la recuperación del control de los sectores estratégicos, el desarrollo de otros y la expansión de empresas sociales y de empresas públicas bajo control social capaces de gestionarlos con una lógica distinta a la del capital transnacionalizado.

"El bloque potencialmente capaz de asumir la doble tarea de impulsar el desarrollo e incrementar sustancialmente
la equidad es muy amplio, engloba no sólo a los obreros, los campesinos y los sectores marginales, sino también al amplio espectro de sectores sociales que actualmente no pueden utilizar plenamente sus capacidades y carecen, en sociedades que se degradan, de perspectiva de futuro.

Pero es claro que los intereses de estos distintos sectores sociales no son similares en cuanto a la importancia de una u otra tarea y las inevitables confrontaciones a que ello dará lugar sólo podrán ser procesadas en el marco del desarrollo y la profundización de una democracia participativa que posibilite el involucramiento de los más amplios sectores en la discusión y la elaboración de consensos.

La transformación de las pautas de consumo, por ejemplo, es improbable que sea resultado, simplemente, de las políticas redistributivas; estas pueden vedar, en mayor o menor medida, el american way of life a las minorías que tienen actualmente el acceso a éste, pero eso no significa que deje de ser la meta de sectores mayoritarios
de la población; la transformación requiere un cambio cultural ineludiblemente asociado con una amplia y persistente participación en las decisiones sobre la asignación de recursos y en la previa evaluación de las consecuencias económicas y sociales de los distintos usos alternativos.

"Se trata del complejo proceso de creación de nuevas relaciones sociales en el marco de una sociedad mucho más orientada a la satisfacción de las necesidades, que puede ser notoriamente facilitado por una integración regional asentada, más que en la libre circulación de las mercancías, sobre la formulación de un proyecto político
y de una estrategia de desarrollo común.

Es un sendero difícil y lleno de interrogantes. Pero, en caso de no ser encarado, la permanencia de la actualestrategia de subordinación a la lógica del capital transnacional se traducirá, en la mayoría de los casos, en un mayor descenso de las remuneraciones del trabajo y el incremento de la desocupación y la marginalidad; con económicos sean exitosos en términos de expansión de las actividades primarias, la profundización de la desigualdad desembocará finalmente en una crisis política permanente y en el consecuente bloqueo de cualquier
posibilidad de desarrollo"

En definitiva, Economía mundial y desarrollo regional representa un libro colectivo trascendente. Primero, porque
se trata de un análisis pormenorizado -para nada apologético ni complaciente- del proceso de mundialización y de sus implicancias más relevantes sobre la región, la nación y el territorio. Segundo, y estrechamente ligado a ello, porque constituye un instrumento para la lucha política e ideológica frente a los múltiples "apologistas globales" en un contexto como el actual, signado por una creciente impugnación al neoliberalismo y la globalización por parte de la mayoría de los gobiernos de América latina y, lo más importante, de amplias y cada
vez mayores capas de la sociedad civil.



Arceo, Enrique: "El impacto de la globalización en la periferia y las nuevas y viejas formas de dependencia
en América Latina", en Cuadernos del CENDES, en prensa



Martín Schorr
Febrero de 2005


La Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales UNLP

inicia la inscripción en la Carrera de Especialista (Acreditada Bn por CONEAU) y de Magister Scientiae en Economía agroalimentaria Con orientación en Desarrollo Rural y en Gerenciamiento y Dirección de Empresas.


Las actividades académicas del año 2006 se inician el viernes 11 de agosto a las 13 hs. Las actividades académicas se desarrollarán los días viernes de 13 a 21 y los sábados de 8 a 13 hs. La especialización dura 33 semanas (se requerirá la disponibilidad de dos semanas con tiempo completo). La maestría dura 50 semanas.


Mayor información: Dpto de Desarrollo Rural (FCAyFUNLP), calle 60 y 119 La Plata (CP1900), (0221) 4236614 int 415 Fax: (0221) 4252346,


www.agro.unlp.edu.ar
gdenegri@agro.unlp.edu.ar
ddesarrollor@agro.unlp.edu.ar
ecagraria@agro.unlp.edu.ar



Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
 
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.



Realidad Económica
Enlaces recomendados

III Jornada de Desarrollo

Cátedra Gelbard

Cátedra Libre de Estudios Agrarios

Dossier: Fondos Buitre

IADE - Grupo de Estudios

Teatro Abierto

Comunidad y Desarrollo



Bottom Left Corner   Bottom Right Corner

linea
Dirección de proyecto, desarrollo y mantenimiento:  RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones
linea
Portal realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL